Etiquetas

, ,

Opinión

Dice la máxima: “Si no puedes con el enemigo, únete a él”. Y eso han hecho los grandes partidos con Internet, en especial con las redes sociales. Los políticos han visto cómo Internet se ha convertido en el soporte protagonista de intercambio de información en los últimos años y, reacios a adaptarse a los nuevos procesos comunicativos, han permanecido al margen hasta que no han tenido más remedio que enfrentarse a él.

El acercamiento no se ha producido desde la humildad que debe tener alguien frente a lo desconocido, sino más bien desde una postura prepotente provocada por la ignorancia y el miedo. Utilizan la Red como instrumento para promocionarse de la misma forma que lo han hecho hasta ahora: mucha propaganda y poca interacción con los usuarios.

Twitter, la red social de moda, no ha pasado desapercibida para ningún partido, aunque “todos los políticos que entran en Twitter por razones de marketing nunca salen bien parados”, según afirma José Antonio del Moral, experto en comunicación social. Esto es debido a que aplican normas antiguas a un territorio nuevo como es el “online” y no han tenido la capacidad de adaptarse. “Para que los políticos y los partidos saquen de verdad partido a Twitter tienen que reinventarse primero”, defiende Enrique Dans, reconocido bloguero, profesor y experto en tecnología y comunicación.

Esta herramienta de microblogging, como es Twitter, cuya verdadera utilidad reside en el intercambio de información, es desaprovechada por la mayoría de los políticos, que muchas veces no controlan sus propias cuentas y toman al usuario por un simple receptor.

Tenemos ejemplos del mal uso de las redes sociales a diario, aunque uno de los casos más destacados fue el que protagonizó el Partido Popular cuando pidió a los afiliados y simpatizantes cederles sus perfiles durante unos días para multiplicar los mensajes lanzados por el partido. En seguida el hashtag #prostituit, que significaba la “prostitución de la Red”, se convirtió en estandarte común para miles de críticas y burlas de los usuarios.

Ahora que nos acercamos a las elecciones del 20-N, la búsqueda del Trending Topic a base de la propaganda continua se ha convertido en el objetivo de los grandes partidos en Twitter. No han entendido nada.

Anuncios