Etiquetas

, , , ,

Las cadenas de televisión que se han sumado a la Red a través  de una nueva cuenta en las redes sociales como Twitter o Facebook con intención de generar muchos tweets o comentarios sobre sus programas, antes de que sean emitidos, no se reflejan en su tarta de audiencia, según un estudio realizado ( el 25 de marzo de 2011) por la agencia de medios Optimedia US.

Dado que las nuevas tecnologías han alterado las posibilidades de los telespectadores de ver y consumir la televisión, ya que ahora no sólo quieren ver sino interactuar y reaccionar frente a los contenidos que reciben,  Optimedia pretende conocer si son efectivas las redes sociales para promocionar programas televisivos.

Los comentarios y los “me gusta” de Facebook, así como los tweets o las búsquedas de Google no son un buen indicador del share televisivo. Sin embargo, reflejan el gran esfuerzo en marketing digital que hacen las empresas según afirma el ejecutivo de Optimedia, Greg Kahn. Además, apunta que un internauta que esté implicado en un determinado programa a través de las redes sociales no significa que invierta tiempo en ver la televisión.

Aunque estos datos no sean efectivos para indicar el share, lo cierto es que son una buena herramienta para conocer el estado de implicación de los espectadores. Así, los publicistas podrán realizar publicidades más específicas.

Frente al estudio de Optimedia, otro estudio de NM Incite revelaba todo lo contrario y alegaba que “un incremento del 9% en el volumen de mensajes en los social media comporta un 1% más de audiencia”.

La actual puesta en escena es una cuestión de debate entre los que son partidarios de que un programa con muchos tweets y comentarios tiene mucha audiencia y los que se oponen a esta teoría.

Tom Thai, uno de los miembros de la empresa Bluefin Labs, que vende métricas Social TV tiene una opinión a caballo entre ambas hipótesis, por lo que alega que este tipo de análisis es una disciplina nueva que todavía se está estudiando e investigando. En contrapartida, el vicepresidente de la agencia de publicidad Hill Holiday, Mike Proulx, considera que este fenómeno se consolidará en los próximos años, lo que fragmentará la experiencia del usuario y obligará a las cadenas a optar por la simplificación.

Anuncios