La técnica para tratar las imágenes ha cambiado sustancialmente desde la época de planchas de zinc hasta la invención de los ordenadores.

Según Word Reference, fotomecánica es el procedimiento de impresión o reproducción de textos que se hace por medio de máquinas con dispositivo fotográfico.

El anexo de “El Norte de Castilla” por su 150 aniversario nos cuenta que durante mucho tiempo fue parte de una empresa  ajena al periódico, Foto Castilla, esta empresa se deshizo cuando el Grupo Correo se hizo con acciones del periódico. Entonces esta sección pasó a pertenecer al diario.

El tratamiento fotográfico era una técnica artesanal  << Se utilizaban unas planchas de zinc de un metro cuadrado, aproximadamente. Se cortaban en dos o tres tamaños  y se aprovechaba cada uno para hacer al mismo tiempo varias fotos >>.

Se empezaba a trabajar con la fotografía original, se colocaba en una cámara fotográfica gigante, consiguiendo un negativo de un tamaño elegido anteriormente. Ese cliché se colocaba sobre una plancha de zinc caliente y se insolaba durante 3 o 4 minutos. Después, la plancha se colocaba sobre las grabadoras, dónde recibía un baño de nítrico que se comía el zinc en aquellas zonas que quedaban más oscuras.  La plancha pesaba menos de meterla al baño de nítrico. El tiempo para la preparación de la plancha era de aproximadamente 30 minutos.

Si había error en el tamaño, solo se podía cortar con una guillotina, ya que si no había que repetir todo el proceso.

Con la llegada de nuevas técnicas y máquinas, como el offset, todo cambió. Las fotos se empezaron a añadir a los textos en papel, primero en blanco y negro y luego a color. Ahora los textos y fotos se maquetan en el ordenador y se envían a la máquina. Antes era mucho más complicado y lento.

Todo este proceso que se realizaba en El Norte de Castilla puede verse ampliado en su suplemento por los 150 años del periódico, en el artículo escrito por Antonio G. Encinas.

Realizado por: Mario Martín Fernández, Claudia Mieres Rodríguez, Santiago Javier Mora García y Andrés Veganzones Carrascal.

Anuncios