Etiquetas

, , , ,

El Santísimo Cristo de la Luz

El Santísimo Cristo de la Luz, obra del genio escultor Gregorio Fernández, se ubica en la Capilla Universitario del Palacio Colegio de Santa Cruz, Universidad de Valladolid y es propiedad del Museo Nacional de Escultura.

No sería lo mismo la Semana Santa vallisoletana sin este Cristo, pues su acentuado dramatismo y su naturalidad son increíbles. Aunque en un principio fue concebida para el ámbito privado, en el antiguo monasterio de San Benito el Real. En concreto, en la capilla de fray Benito Vaca (1693-1697), debido a la desamortización, fue trasladada. A lo largo de la historia muchos artistas e intelectuales han llenado de elogios tanto a esta talla como a su creador: “su simetría, decoro, divinidad” o “su buque insignia”.

Su dominio sobre la madera hizo que el pintor oscense Carderera lo seleccionara para crear un Museo Nacional con las mejores obras pictóricas y escultóricas. No encontró buen puerto el proyecto y fue hacia el Museo Provincial de Bellas Artes en 1843, en esos tiempos en el Colegio de Santa Cruz. En 1863 la trasladaron al Colegio de San Gregorio. 50 años más tarde, regresó al Colegio de Santa Cruz, pero en 1940 se estableció en la capilla universitaria de Valladolid.

20160324_112045

De igual manera, el conde Viñaza a finales del siglo XIX lo describió como “bellísimo y sublime”. Un investigador reputado como fue Juan Agapito tachó de vulgar la obra en un primer instante, pero reculó y lo denominó “magnífico, conmovedor y bello”. Alguien que defendió el patrimonio durante la II República, Ricardo Orueta, escribió que la obra no daba a entender la muerte de Dios, sino el sufrimiento y el dolor que deja la muerte a su paso.

La descripción de la obra es: una escultura casi esquelética, con mucho detalle en la piel, que alarga la agonía de la muerte. Sus entreabiertos ojos tienen un impresionante talla, uno de ellos penetrado por una espina de la corona a partir del párpado. Su torso descubierto, es puro amor en madera. Tuvo especial cuidado con la gama cromática de su paleta para remarcar el sentimiento patético.

Que esté en la Uva, dio la oportunidad de que se crease la Hermandad de Docentes, aunque en 1993, se refundó con el nombre que lleva en la actualidad: La Hermandad Universitaria del Santísimo Cristo de la Luz. La inmensidad de esta gran escultura se puede presenciar en el Colegio de Santa Cruz, hecho con todo lujo por el cardenal Pedro González, con una estética renacentista.

La Hermandad

La Hermandad Universitaria Cristo de la luz comenzó con unos Ejercicios Espirituales del padre Ginés Recio, muy querido por el profesorado de la Universidad. El que era rector del colegio San José organizó estos ejercicios en la iglesia de Santiago en el año 1940.

Tras estos ejercicios, de acuerdo con el entonces rector de la Universidad Cayetano Mergelina, dio el visto bueno a la idea de crear una Hermandad de Docentes.

Lo que quería realizar esta hermandad era venerar al Santísimo Cristo de la Luz, escultura que realizó Gregorio Fernández para el antiguo monasterio de San Benito, que era propiedad del Estado y de su Museo de Escultura, pero a pesar de ser propiedad suya casi siempre estaba fuera del Museo, en el Colegio de San Gregorio cuando el museo estaba en Santa Cruz y viceversa.

Esta pieza de Fernández no fue realizada para sacarla en las procesiones, sin embargo sí que estuvo muy presente en los carteles de publicidad.

En un principio lo que se pretendía con esta Hermandad era que estuviese formada solo por profesores. Según cuenta Luis Fernández Martín, los primeros miembros se reunían todos los viernes para realizar un pequeño acto religioso como preparación para el acto central del Viernes Santo.

La primera salida de la Hermandad fue el Viernes Santo de 1942, una vez aprobados los estatutos el año anterior. Esta procesión se dirigía hacia la Catedral.

En dicha procesión, los cofrades que no participaban debían vestir ropa sencilla, dando la imagen de llevar al Cristo en andas por sus hermanos vestidos con túnicas rojas.

Una vez en la fachada de la Universidad, se escuchaba el sermón y se hacia el recorrido del Vía Crucis. La espectacularidad de la cofradía cayó después del doctor Mergelina y los primeros fundadores. Se suspendieron actividades y el Cristo de la Luz se quedó en la capilla universitaria del Palacio de Santa Cruz.

2016-03-26 19.59.02

La imagen del Cristo volvió a salir en los carteles de 1986, pero fue en 1992 cuando en un periódico se pidió a los primeros fundadores de la Hermandad que la reconstruyeran. Estos, estaban dirigidos por la Junta Rectora y por un grupo de estudiantes.

El encargado de poner al día todos los estatutos fue Félix López Zarzuelo y fueron aprobados en 1993 y renovados en 2014. La cofradía pasó a llamarse Hermandad Universitaria del Santísimo Cristo de la Luz, y ya no hacía falta ser docente para poder entrar en la hermandad.

Antonio Alarcos Llorach fue elegido alcalde mayor con la ayuda de Angel Allué. La primera procesión de la hermandad en la nueva etapa fue el Jueves Santo de 1994, siguiendo el plan que realizaban anteriormente.

En este primer año no participaron en la procesión General, fue en 1996 cuando participaron de nuevo. El jueves la imagen es portada a hombros por los comisarios y el viernes en una carroza.

Desde entonces, la Hermandad está realizando grandes esfuerzos para recuperar tradiciones. Estos esfuerzos fueron realizados por los alcaldes mayores Luis Pastor, Carlos Alberola y María Ángeles Martín Bravo, todos profesores de la Universidad.

La estética procesional se acerca al misterio de la cruz con música o con los autos de navidad o cuaresma. La Hermandad de la Universidad cuenta con el apoyo del Monasterio de Santa María Real de las Huelgas, dónde han realizado los actos más importantes.

Línea del tiempo de la Semana Santa en Valladolid

Linea_del_tiempo_semana_santa_valladolid.png

Realizado por: Mario Martín Fernández, Claudia Mieres Rodríguez, Santiago Javier Mora García y Andrés Veganzones Carrascal.

 

Anuncios