Hay que aclarar que existen dos sistemas de personalización de contenidos, un primero que es el Gatekeeping, que es la persona que se encarga de seleccionar la parte de la realidad que interesa a su público, pero depende de varios aspectos como: si es generalista o especializado, la ideología del medio o su periodicidad, y un segundo que es el Gatekeeping mixto, que se trata de combinar al gatekeeper con el usuario, por lo que se consigue una personalización de los contenidos muy elevada.

Se trata de que alguien externo a nosotros cargue con el peso de elegir qué nos importa y cada vez que alguna noticia, previamente elegido ese tema como preferencial, salte a la luz, el gatekeeper nos avise con una notificación para sí estar informados.

La manera en la que el Gatekeeping mixto llega a las personas, y en este caso a los periodistas, tiene una vertiente negativa y otra positiva, en el caso de la negativa, estamos desinformándonos sobre algunos temas que merecen atención, pero por cuestiones personales las desechamos o ignoramos, mientras que la positiva es que estaremos siempre bien informados sobre los temas que nos interesen o atraigan.

Ya desde 1992 había nociones sobre qué era un gatekeeper, pero más adelante se ha transformado en quien decide lo que interesa o no al público, a pesar de que haya ciertas barreras para que la información pase a nosotros, este se encarga de que llegue lo menos manipulada y lo más rápidamente posible.

Existen muchas y diversas teorías sobre el gatekeeper, sobre cómo surgió y donde, realmente lo que importa es por qué surgió, y lo hizo por la necesidad que había de que una persona o ente explicara a las personas de a pie lo que pasaba, por lo que este “señor” (como yo lo denomino) a pasado en apenas 24 años de ser uno más de la masa a la que se refería Ortega y Gasset, a ser un líder y elegir qué interesa a cada uno de los ciudadanos a los que representa. Justo por querer representar a la mayoría de los ciudadanos, muchos sectores minoritarios de la sociedad quedan fuera de esa Opinión Pública y no les queda otro remedio que ser esclavos de las preferencias de muchos otros.

Sirve de igual manera como filtro de la realidad ya existente, pues si ya hay muchas noticias, este “señor” se ocupa de, mediante unas preferencias previamente establecidas y consensuadas con el usuario, dar la mayor cantidad de información relevante sobre los temas que acaezcan, es lo que hace la aplicación “Flipboard“.

Para ampliar conocimientos, Chris Roberts escribió un libro llamado “Gatekeeping theory: An evolution.

Anuncios