Tipología del medio de Lamono Magazine

logo

A continuación de procederá al análisis de la tipología del medio escogido para el trabajo, Lamono Magazine, de acuerdo a la propuesta de Javier Díaz Noci y Marcos Palacios en el libro Metodología para o estudio dos cibermedios (2008):

El análisis se realizará con eje en seis aspectos que permitirán la clasificación del medio de acuerdo a sus características tipológicas. Estos seis aspectos son: tipología de acuerdo a las formas de comunicación, tipología centrada en modelos de comunicación, centrada en el origen, centrada en el dinamismo, centrada en la actividad de los usuarios y el nivel de implicación de los mismos y, por último, tipología centrada en la finalidad en el tratamiento de los contenidos informativos.

  • Se comenzará con el análisis de acuerdo a las formas de comunicación. Lamono se trata, sin ninguna duda, de un cibermedio puesto que su principal labor es trabajar con contenidos periodísticos, información. Aunque en este caso concreto la información sea transmitida en su mayoría a través de imágenes. Aparte de los contenidos informativos, Lamono no posee otro tipo de contenidos. La base de su actividad se encuentra en estos y la página carece de otra verdadera función aparte de informar.
  •  De acuerdo a la tipología que hace referencia a los modelos de comunicación. De nuevo, en su calidad de cibermedio, Lamono se encuentra claramente y de lleno en la clasificación de medio de comunicación de masas, con fórmulas tradicionales adaptadas y reconvertidas al soporte web, pero con caracteres claramente emparentados con la prensa impresa (de la que, de hecho, surge dado que posee también edición física, en papel), muy patente en el formato y en la presentación de la información. De nuevo, se reitera que Lamono es un cibermedio, un medio global, orientado a la comunicación de masas.
  • Respecto a la tipología centrada en el origen. Como ya se hizo mención con anterioridad y tal y como se expone, además, en el apartado de Historia del medio, Lamono es el homólogo en formato de web de una publicación catalana que tiene el mismo nombre, por lo tanto, se encuentra dentro de la clasificación de modelo de comunicación de masas.
  • En lo que se refiere al dinamismo, directamente relacionado con aspectos como la hipertextualidad, la multimedialidad, interactividad y frecuencia de actualización y el grado de adecuación a las mismas, a pesar de que es un aspecto que se analizará más a fondo en el correspondiente apartado del trabajo, cabe señalar que la hipertextualidad es un recurso bastante dado de lado en Lamono Magazine y empleado en forma de hipervínculos externos, para resaltar nombres de autores, iniciativas o similares, que conducen a las páginas web de los mismos. Apenas hay hipervínculos internos a otras informaciones de la propia revista.                                 Sin título-1La multimedialidad, por su parte, sí tiene mayor presencia, no en vano Lamono es una revista muy visual y las informaciones están todas complementadas por gran cantidad de recursos gráficos, así como fotografías, dibujos… Aunque la escasa presencia de vídeos y otro tipo de recursos multimedia permite discernir un uso bastante pobre de este tipo de contenidos.

Sin título-14

 

En lo referido a la interactividad se limita a la posibilidad de comentar las informaciones, aspecto que más adelante se detallará con mayor profundidad.

Sin título-2

Y, por último, la actualización de contenidos no es demasiado frecuente, aunque esto puede deberse a que la temática de la revista y los contenidos informativos que ofrece (con una vida útil más amplia que los de un medio que ofrecen actualidad) no hacen necesaria una actualización continua. La mayoría de las informaciones no son noticia, y el tiempo las trata mejor.

 

 

  • Con centro en el tipo de actividad de los usuarios y su implicación en la creación de contenidos. Los usuarios no están habilitados para ser creadores de contenidos, pero sí pueden participar y dar su opinión en las informaciones a través de la caja de comentarios que hay al término de las noticias. Aparte, hay un enlace que despliega una ventana a la derecha de la página, sin cerrar la principal y dando cabida a retornar fácilmente a la noticia, en la cual se pueden ver los comentarios de las informaciones más comentadas y acceder a los apartados de las mismas desde ahí, pinchando en el título. Además, puede postear el link de la información a través de las redes sociales Facebook, Twitter y Pinterest o decir que le gusta la noticia clicando sobre los botones correspondientes en la parte superior de la caja de comentarios.

Sin título-3

  • Por último, referido al tratamiento de los contenidos informativos. Lamono se encuentra en la categoría de finalidad de difusión, dado que aunque sí hay un cierto intento de establecer relación de contenidos con otras páginas externas (fenómeno poco frecuente en medios de información, pero sí en Lamono, que incluye links a otras páginas ajenas a la revista, tiendas online, etc.), no constituye esta su pretensión principal; su intención y función es la de crear contenidos para publicarlos y difundirlos, en la línea de los medios tradicionales y de muchos otros cibermedios.
Anuncios

Historia de Lamono Magazine

Antes de dar paso a la historia del medio en Internet, haremos un breve repaso de sus comienzos.

Según hemos podido leer en una entrevista que Zurdamagazine realizó a la directora de Lamono, Eva Villazala, el proyecto surgió hace casi una década (diciembre de 2003), de la iniciativa de esta una joven periodista. Junto con un socio se decidió a lanzar una nueva revista de distribución gratuita que diese cabida al arte y la cultura urbanos. Según cuenta, por aquel entonces había un gran número de revistas gratuitas de gran calidad en Barcelona, lo que animó a Eva Villazala a crear y lanzar el proyecto. Ella misma lo desarrolló, con apoyo de una empresa en la que trabajaba.

En la actualidad, Lamono cuenta con miles de seguidores e incluso ha traspasado las fronteras españolas para comercializarse en Estados Unidos, Alemania y Reino Unido. La revista comercializada en España está, desde hace poco, escrita en dos idiomas (inglés y castellano) y en su página web el inglés tiene un papel protagonista.

Como ya comentamos en la primera entrega, Lamono tiene además un papel activo, generando o participando en proyectos relacionados con el arte.

La empresa sigue siendo un medio con una plantilla reducida (en torno a 10 trabajadores), según su perfil en Linkedin. Aunque es necesario destacar que este no está actualizado (la dirección URL que aparece es la antigua), creemos que el número actual no será mucho mayor, pues se nutre, según hemos podido observar, de un gran número colaboraciones esporádicas.

En Lamono conciben su revista en papel como un material para el disfrute al que no están dispuestos a renunciar. Creen en el impreso como un valor añadido y un buen producto, resultado de casi 10 años de esfuerzo.

No obstante, comprenden que el punto fuerte de su edición web es la inmediatez y creen que ambos formatos no deben estar reñidos. Por ello, el papel de la web es de divulgación y de ampliación.

Lamono ha sabido combinar a la perfección las ediciones impresas y digital, de modo que una complementa a la otra, y hemos querido recalcarlo para poner de relevancia el doble trabajo que esto conlleva. Pero no siempre ha sido así.

El primer rastro de Lamono en la web data del año 2009, con una página –lamonodigital.net/blog– y un formato distintos a los actuales, como podemos observar:

lamono1

                                                           Sitio web en 2009

lamono2

                                                                        Sitio web en 2011

lamono3

                                                            Sitio web en la actualidad

Se muestra también la situación de 2011 por ser el año en que su página web actual cobró forma de la mano de WordPress, lo que se aprecia notablemente en su aspecto. Los inicios de Lamono en el terreno digital (página web antigua) se caracterizan por un volcado periódico de contenidos de la revista impresa sin apenas modificación, aunque también se pueden encontrar productos periodísticos poco elaborados creados solo para la web –recomendaciones al lector, por ejemplo-. Esto denota que la concepción original de la edición digital era poder acercar la revista, darla a conocer a un mayor número de lectores y proporcionar a los habituales algún tipo de información adicional que pudiera ser de su interés (sobre eventos, exposiciones…). El formato era algo primitivo y experimental, más cercano a un blog personal que a la edición digital de una revista.

Sin embargo, la web actual refleja otras pretensiones. En primer lugar, se encuentra más alejada de la revista impresa y amplía casi constantemente sus contenidos. A día de hoy, la edición impresa de la revista es de carácter bimestral y sin embargo la página web se actualiza a diario.

Como ya hemos comentado, consideramos que en Lamono han conseguido que edición impresa y web se complementen a través de mantener una misma tónica artística y creativa sin perder su característico papel en la divulgación artística y el desarrollo de ideas, en el que están más inmersos que nunca (en la entrevista, su directora dice que actualmente funcionan también como agencia creativa y cuenta que se han diversificado, suponemos, con objeto de realizar todas las tareas posibles en apoyo a la cultura).

Para su futuro en el terreno de lo digital, Eva Villazala dice que espera  dar mayor protagonismo a lo audiovisual, lo que las integrantes de este trabajo consideramos un avance en materia de adaptación a la Web.

La convergencia en Lamono Magazine

logo

El fenómeno de la convergencia ha tenido especial auge desde el surgimiento de la crisis económica a finales del año 2007, aunque este término ya comenzó a acuñarse en los años 70 del siglo pasado. Sin embargo, es indudable que ha sido a partir de la década de los 90, con la aparición de Internet y la explosión de las nuevas tecnologías y soportes móviles, con sus numerosas aplicaciones de edición y producción de contenidos informativos, cuando ha comenzado a definir sus características y a poder ser observado con perspectiva y profundidad.

Se distinguen 4 tipos de convergencia: tecnológica, empresarial, profesional y de contenidos.

Se procederá primero a analizar la convergencia empresarial. Se hace patente que Lamono sufrió una ampliación de carácter horizontal, puesto que amplió su presencia como medio desde el soporte exclusivamente papel al soporte digital, conservando todavía su versión impresa.

A continuación, seguimos con la convergencia de contenidos: lo referido a la multimedialidad a la que ya se hizo referencia en el apartado de tipología del medio. En lamono encontramos una constante integración de la imagen en las piezas informativas. La convivencia de los bloques de texto con la inclusión de fotografías es una clara muestra de esta multimedialidad.

El hipertexto. Lamono Magazine

La hipertextualidad en lamonomagazine.com

Para poder analizar la hipertextualidad de nuestro medio, primero debemos saber a qué se refiere dicho término; el hipertexto es el modo de leer y escribir, de forma que se siga el procedimiento más próximo al proceso de razonamiento humano: la asociación de ideas. Para ello los hipervínculos nos permiten iniciar una lectura no secuencial, es decir, una descentralización de la información por capas de profundidad.

Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo se enlaza la presentación inicial de la noticia con la información en toda su amplitud, ya sea desde la portada del medio, los enlaces en distintas redes sociales o los correos informativos, por ejemplo. En el caso de lamono existen diferentes posibilidades de acceder a la información completa. La mayoría de los visitantes acceden a través de algún tipo de red social, sobre todo a través de Facebook.

Portada de Lamono

Portada de Lamono

Si entramos en su portada veremos una galería en la que van rotando las imágenes y titulares del día, a través de ella o de cualquiera de las noticias que se muestran en el centro izquierda de la página, accedemos a la noticia en profundidad. Todo lo que se muestra en la portada es un hipervínculo a otro contenido o el mismo en profundidad. Todo salvo el fondo de la web, aunque cliquemos este no nos llevará a ningún sitio. Si clicamos en la primera noticia que nos aparece, nuestra ventana del buscador se dirige a la noticia en su totalidad. Una vez allí nuestras posibilidades de interactuar con ella no avanzan mucho más.

noticia hiperenlaces

Los textos, demasiado breves, no ofrecen casi hipervínculos con los que poder ampliar la información. Las imágenes tampoco son clicables y es raro encontrar algún vídeo o infografía que las complemente. Por norma general, si quisiéramos conocer más de esa noticia, deberíamos clicar en las etiquetas. Si es que con suerte alguna de ellas hace referencia a un término concreto de sus protagonistas, lo que no suele ocurrir ya que por norma general solo utilizan un par de etiquetas. Tampoco muestran noticias que puedan estar relacionadas con la que estamos consultando. Las opciones, en conclusión, de profundizar en la noticia para conocer más son escasas o ínfimas.

HIPERENLACE

Las noticias no están entrelazadas con otras del mismo medio, ni de ningún medio externo. No se produce ni documentación ni especialización dentro de los contenidos. Son planos. En caso de llevarnos a algún sitio, lo hacen con las páginas oficiales de las personas entrevistas o las páginas de los protagonistas de la información, o con noticias que en su día fueron sobre el mismo artista, la misma marca, el mismo lugar, etc. Diremos entonces que crean tanto micro como macronavegación, pero que lo hacen de forma insignificante si comparamos las entradas o noticias con hiperenlaces y las que no los tienen.

El siguiente texto tiene subrayados los términos que podrían llevar enlaces que complementarían la información en el caso de que la lectura fuera secuencial.

 noticia con marcados

La arquitectura de la página ofrece varios caminos que seguir desde la portada o las redes sociales, pero no desde las noticias o contenidos en sí. Se trata de una escritura no secuencial que implica, en este caso, una lectura no secuencial, en muchos casos lineal. No deja que el usuario juegue y elija su forma de lectura.

Su redacción se corresponde con la pirámide invertida. Se condensan los datos más importantes o de mayor interés en el único párrafo que acompaña a las imágenes. El árbol de cómo se redacta sería el siguiente:

 ÁRBOL

La multimedialidad. Lamono Magazine.

La multimedialidad en lamonomagazine.com

A nivel de multimedialidad, lamonomagazine es una web que destaca por lo visual: su objetivo es captar la atención del público a través de las imágenes. Esta característica se ve reflejada en todas sus informaciones donde abundan imágenes en todos los textos del medio y no sólo completan la información, sino que en ocasiones la suplen.

MULTIMEDIALIDAD

Un medio debe cuidar el uso de su multimedialidad, ya que las malas imágenes solo son necesarias si lo que cuentan es de gran relevancia y no hay otras imágenes mejores. Al tratarse de un medio donde prima lo audiovisual sobre el texto, las imágenes deben estar sumamente cuidadas, para que el lector reciba la información de forma más clara y con mayor calidad. Esto es algo que lamono cumple de forma impecable.

Mientras que las fotografías son habituales en las informaciones de la web cultural  y sirven de hipervínculo a la noticia cuando se encuentran en la portada, es inusual encontrar vídeos o audios que acompañen a las noticias. El cibermedio no aprovecha este recurso de los medios nativos en Internet para ofrecer a los usuarios información complementaria, ya que estos recursos pueden comunicar mucho más que el propio texto. No obstante, en determinados casos si incluye vídeos, nunca audios.

MULTIMEDIALIDAD2

La interactividad. Lamono Magazine

La interactividad en lamonomagazine.com

Sin embargo sí que se preocupan por que la noticia pueda ser compartida en las redes sociales. Una barra en la izquierda acompaña la lectura de forma vertical de comienzo a fin. Unos botones para compartir o dar a me gusta, tanto en Facebook, como Twitter, como Pinterest. Además, al final de cada entrada la misma barra vuelve a aparecer de forma esta vez horizontal. A ella se le suma la posibilidad de entrar en un debate dentro de la propia página y refiriéndose en particular a dicha noticia. Se puede comentar accediendo a través de nuestra cuenta en Facebook, Twitter o Google.

Interactividad

Es importante tener en cuenta que a pesar de darle importancia a la interactividad con el público, lamonomagazine, se queda en un uso de interactividad selectiva, donde el público no es más que un mero receptor. Propone un acercamiento a la interactividad comunicativa a través de su debate y sus Redes Sociales. No eleva por tanto a la categoría de usuario, pero sí ha dado los primeros pasos. Nos encontramos con una Web 2.0 que crea un contenido digital específico con sus RRSS correspondientes.  Además, la web cultural no ofrece la posibilidad de personalizar los contenidos, es decir, la posibilidad de recibir únicamente aquellos que le interesen a un particular en concreto. De hecho el estar suscrito no te aporta ningún tipo de prestaciones o informaciones extra sobre la actualización del contenido de la página o anuncios de propaganda sobre la misma.

En lo que sí trabaja con mayor acierto es con el manejo de sus RRSS, con Facebook e Instagram a la cabeza. La primera les sirve como plataforma de exposición de sus últimas entradas en la página; publican un breve resumen o anuncio de la nueva información y añaden una pequeña galería de fotos. Instagram les ha permitido acercarse a un público interesado principalmente en la fotografía. En esta red suben fotos de los artistas o acontecimientos del día en la página. Además gracias a ella ha aumentado la difusión del medio, mediante etiquetas y comentarios. En ambas el seguidor puede comentar, compartir y dar a me gusta a sus publicaciones. Es decir, la participación del usuario se produce como produsuario de la información, puede compartirla y comentarla.

 Interactividad2

Llaman más la atención otras redes como Pinterest o Tumblr, las cuales no suelen ser comunes en los medios de comunicación web a los que estamos más acostumbrados. Intentan cubrir con ellas otras esferas de público; el contacto con artistas o gente más especializada en la materia. También aquí el usuario puede compartir, dar a me gusta o comentar las publicaciones del medio en la red.

Decimos además que su manejo es correcto porque selecciona diferentes contenidos para según qué red vaya a usar. De esta forma no se dedica a sobrecargar de un mismo contenido todas sus redes sociales, sino que cada una de ellas tiene un propósito completamente distinto. Instagram para fotos de artistas, Facebook y Twitter para promocionar las publicaciones nuevas del medio, Pinterest para compartir con artistas y público especializado sus intereses y gustos, Tumblr para subir sus vídeos propios y experiencias de la redacción y del propio medio.

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (1/3)

géneros informativos. Lamono magazine

La sociedad cambia. Lo hace continuamente y, cada vez, con mayor rapidez. Internet y todo lo que engloba se perfila en este proceso como causa y consecuencia. Para acercarnos a esta dicotomía y lograr comprenderla, la acotaremos al ámbito de los géneros periodísticos. Ramón Salaverría y Rafael Cores (2005) los definen como las «respuestas culturales a demandas sociales surgidas en un contexto histórico determinado», a lo que añaden que «su aparición, por tanto, no es gratuita: los géneros nacen siempre de la necesidad de satisfacer una función social». Es decir, tenemos un escenario con dos grupos de actores: el que propicia este cambio social y el que sufre sus consecuencias. Internet, como elemento destacado del desarrollo de las TICs, juega un papel fundamental en la transformación social del siglo XXI. La ha fomentado y, sobre todo, acelerado, hasta situarla en un marco de desarrollo exponencial.  El segundo grupo conforma una especie de sujeto pasivo que experimenta las consecuencias de esta transformación. Este se extiende, en realidad, a todos los ámbitos de la actuación humana, puesto que las TICs han alterado –en diferente grado dependiendo del lugar- todas sus dimensiones: desde las actividades corrientes y diarias, como comprar, realizar diversas gestiones o comunicarse,  hasta las propias relaciones personales. También, por tanto, el Periodismo; surgiendo nuevas formas nacidas en la World Wide Web que aún se siguen perfilando y concretando.

No solo se transforman los géneros, sino que también surgen otros nuevos. José Francisco Sánchez y Fernando López Pan (1998) afirman que «toda nueva actividad social conlleva indefectiblemente el nacimiento de unos géneros específicos». Algo lógico si pensamos en todos las oportunidades de la Red –multimedialidad, hipertextualidad, interactividad– de las que no podemos disfrutar en los medios tradicionales. También en ello influye la forma de consumo, diferente en cada uno, y la ya mencionada transformación social, que genera unas necesidades diferentes a las de estructuras anteriores.

A pesar de que ya hace algunos años del comienzo de la utilización de Internet en el Periodismo, no todos los medios aprovechan esas posibilidades que brinda y que ya hemos mencionado. El Ciberperiodismo –y, por tanto, la utilización y desarrollo de los géneros- se encuentra aún en un proceso de prueba y error en el que podemos diferenciar varios niveles. Para Salaverría y Cores (2005), coexisten cuatro fases:

  1. Repetición. Corresponde, como su propio nombre indica, a la mera reproducción de los géneros y formatos textuales del Periodismo tradicional. Muchos de los medios con presencia en Internet aún hoy vuelcan los contenidos de su versión impresa en la web. También hay que tener en cuenta aquí que cuanto más modestos sean, menos capacidad tendrán para fabricar diferentes informaciones para sus distintas plataformas. Aunque no hay que perder de vista que, para que se dé esta situación, no hace falta que se repitan los contenidos de otros medios impresos o audiovisuales, es suficiente con que lo hagan sus géneros.
  2. Enriquecimiento. Según Salaverría y Cores (2005), este estadio hace referencia al momento en que «el género, aun respetando el canon formal de su género correspondiente en el medio impreso o audiovisual, incorpora posibilidades hipertextuales, multimedia y/o interactivas». Es decir, correspondería a aquellas informaciones que agregan al modelo tradicional alguna nota multimedia, hipertextual o interactiva.
  3. Renovación. Se reconfiguran íntegramente los géneros tradicionales disfrutando de las nuevas posibilidades que ofrece el ciberespacio. Es un género enriquecido que da un paso más. En esta fase, hipertextualidad, multimedialidad e interactividad son indisociables del género periodístico.
  4. Innovación. Se da en el momento en que, sin partir de géneros preexistentes, se crean otros nuevos. Eso sí, pueden presentar, a su vez, rasgos propios de los medios tradicionales, de uno o de varios.

En el caso de los medios de comunicación españoles, encontramos gran variedad: desde aquellos que siguen participando del mero volcado de contenidos hasta los que introducen géneros nuevos. Por lo general, sobre todo en las ediciones digitales de medios preexistentes, ofrecen un contenido enriquecido con géneros creados ex profeso para Internet, como los weblogs, que son muy habituales.

El grado de imbricación con las posibilidades de la World Wide Web no es una ciencia exacta: cada medio de comunicación presenta una características propias que hacen necesario un análisis personalizado y pormenorizado. Nosotras nos centraremos en los géneros de Lamono Magazine siguiendo la clasificación defendida por Salaverría y Cores (2005).


Géneros informativos

La labor fundamental de este tipo de géneros es la transmisión de información de forma clara, concisa y desapasionada, aunque, como en cualquier tipo de proceso comunicativo, la labor interpretativa y el criterio de selección del periodista juegan un papel fundamental.

La noticia

La noticia, como género informativo por excelencia, puebla la mayor proporción de espacio en la Red en lo que a medios de comunicación se refiere. Un estudio realizado por Ramón Salaverría y Rafael Cores en 2003 revelaba que las ediciones digitales de El Mundo, El País y La Vanguardia reservaban un 75% de sus líneas a las noticias. En cuanto a las portadas, sumaban un 42%.

Los medios que tienen una versión impresa, suelen apoyarse en esta a la hora de redactar sus noticias para la web. El grado de elaboración específica para la plataforma digital varía en las diferentes publicaciones: pueden realizar un volcado de los textos impresos, tomarlos como base o complementarlos con las posibilidades que ofrece el entorno digital –en diferente medida- o elaborar nuevas informaciones.

En la actualidad, hay algunos rasgos principales de la noticia tradicional que se mantienen en la escritura digital y algunos aspectos que se han añadido, precipitados por las propias singularidades de la web. Veámoslo en un caso concreto.

“mind the step te invitan a su concierto” 

Noticia en Lamono

Noticia en Lamono

Características del Periodismo tradicional:

    • Título informativo. Esta noticia cumple el requisito de la brevedad, aunque no aporta todos los datos necesarios para comprender la información. Nos ofrece el “quién” (Mind the step) y el “qué” (te invitan a su concierto), pero queda algo cojo a no ofrecer datos tan relevantes como la fecha o el lugar de la actuación, ¿o es que es el único concierto que van a dar como grupo en lo que resta de su carrera? Nos ha llamado poderosamente la atención que todas las letras de los titulares son minúsculas. Nos hemos supuesto que se debe a criterios estéticos y a una correlación con el carácter rompedor de la publicación en cuanto a los temas elegidos; aunque, como hemos indicado, no son más que meras suposiciones.
    • Entrada de sumario. Encontramos unas líneas que se corresponden con el inicio del texto íntegro. En el caso de esta noticia, completa el titular con información como el día del concierto (30 de noviembre) y el lugar (Sala Apolo), pero sigue quedando cojo. Al ofrecer solo un aperitivo, puede inducir al lector a pinchar en el enlace, pero creemos que es mejor que o bien ofrecieran un párrafo completo o bien redactaran un sumario específico.
Noticia en Lamono

Noticia en Lamono

  • Pirámide invertida. Solo encontramos un único párrafo en la noticia. A pesar de ello, en su desarrollo, la información sí se presenta de forma decreciente: primero ofrece los datos del concierto para continuar con otros sobre el grupo y su nuevo disco y finalizar con un link a su cuenta de Spotify y un videoclip. Tenemos que apuntar, también, que los datos básicos de la noticia (concierto, grupos, fecha, lugar y precio) aparecen tras el párrafo informativo destacados en negrita a modo de resumen.
  • Estilo impersonal. Este requisito no lo cumple en absoluto, utiliza un lenguaje coloquial con carga valorativa. De ello dan cuenta expresiones como “lo está petando”, “sin tener que pagar un duro”, “música libre de espíritu” o “ritmos contundentes que te envolverán en una agradable bruma dominguera”.

Características propias del Ciberperiodismo:

  • Título-enlace. En efecto, el titular de la noticia, que aparece en la página de portada, es el anclaje hipertextual. Haciendo click en él llegamos al texto íntegro.
  • Título con palabras clave. Aparece el nombre del grupo y la palabra “concierto”. Da, en efecto, algunas pistas a los buscadores aunque consideramos que debería ser más específico. Para ello, podría incluir términos como: “Apolo”, “Madrid”, “noviembre” o “gratis”.
  • Datación exhaustiva. Solo aparece una fecha de edición, en la que no se especifica la hora ni las actualizaciones. En el texto indica el día y el mes de la actuación; debería incluir también el año. En cuanto a la hora del bolo, no indica el meridiano. Esto puede parecer innecesario conociendo el lugar de actuación, pero hay que recalcar que en ningún momento apunta la ciudad ni el país, solamente habla de “la [2] de Apolo”.
  • Párrafo de enganche o teaser. Ya hemos analizado este aspecto en el punto 1.2.
  • Enlaces documentales. Encontramos dos enlaces integrados en el texto, ambos externos (macronavegación): uno remite al sitio web del grupo y el otro, a su cuenta en Spotify. Desde el reproductor de vídeos de Youtube, puede accederse al visionado del clip en ese portal. Este escaso uso del hipertexto se nos hace insuficiente. Creemos que sería útil que ofreciera la posibilidad de llegar al sitio web de la Sala Apolo, si existiera un portal de venta de entradas (en ningún momento especifica si es necesario solicitar pase o no), también, informaciones sobre su nuevo disco o un hipervínculo a la web del conjunto con el que comparte tablas, Albufera. Además podría enlazar con una página en la que se recogieran todas las informaciones que han redactado sobre el grupo, lo que favorecería la micronavegación y aumentaría el tiempo de permanencia en Lamono. Sí se puede acceder, en cambio, a las categorías en que está archivada la noticia así como a posts relacionados (aunque solamente es uno y no tiene que ver con el grupo) y tiene un sistema de etiquetas (aunque poco visible por su posición –justo antes de los comentarios- y tamaño). Los enlaces se diferencian del resto de texto por su color, el rojo (misma tonalidad hayas pinchado o no en el hipervínculo).
Enlaces en la noticia en Lamono

Uso del hipertexto

Escritura digital:

Utiliza un tono más coloquial que la prensa impresa. Las frases, en algunas ocasiones, se exceden en tamaño. También el párrafo, que, además, se presenta en solitario. Sería más útil y apropiado desgajar los diferentes temas que trata la noticia en varios párrafos. Además, evita el uso de negritas para resaltar los datos más importantes; las relega al título y a ese “plus” del que hemos hablado anteriormente en el que da los datos básicos del concierto. En este sentido, el contraste entre el párrafo y esta información hace que resalte la segunda (y ayuda a Google a enlazar), aunque también pude confundirse con el título del vídeo o una referencia a este. Las referencias temporales y espaciales, como ya se ha apuntado, son insuficientes e inexactas. La legibilidad es buena tanto por colores (letra negra sobre fondo blanco) como por la elección de la justificación izquierda (o bandera derecha), que en la Web ayuda a que el ojo descanse.

Otros puntos a tener en cuenta son la posibilidad que ofrece de enlazar con las redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram y Tumblr), de suscribirse a su newsletter y de seguir la actividad de la publicación en Disqus, el aprovechamiento de la multimedialidad (con el vídeo de Youtube) y la opción de los comentarios.

Finalizamos indicando que estas noticias no aparecen en la publicación impresa. Se presentan a modo de píldoras informativas que dotan de actualidad el sitio web.

La infografía

Si hay una variedad que demuestra el desfase de la aplicación de los géneros tradicionales al ciberespacio es la infografía. En los medios de comunicación “analógicos” se emplea como recurso para acompañar y complementar otras informaciones, pero nunca de forma aislada. La Red la ha erigido como un género en sí mismo que se beneficia de la multimedialidad, de la interactividad y del hipertexto. Nace, de este modo, la infografía interactiva o multimedia.

Lamono Magazine no se ha sumado a esta tendencia (al menos, en todos los artículos que hemos consultado). Nos ha resultado curioso al ser una revista con una temática bastante novedosa. Consideramos que un correcto aprovechamiento de este género sería muy beneficioso para el sitio web.

El único elemento que podríamos relacionar con este género lo encontramos en los carteles que en ocasiones se ofrecen como complemento a determinadas informaciones, como exposiciones, festivales o conciertos. No es infografía como tal ni está elaborada por la revista ni aprovecha las posibilidades de Internet, pero es lo más aproximado que hemos encontrado.

Datos en bruto

Con los datos en bruto ocurre algo similar al caso de la infografía: ya eran utilizados en los periódicos impresos, pero se dedicaban en la mayoría de ocasiones a completar la información que ofrecían otros géneros periodísticos. En el mundo virtual, por el contrario, alcanzan la categoría de género o, al menos, de subgénero.

Lo hacen avalados por su capacidad para suministrar información clara, precisa y actual. Toman forma como textos acabados que ofrecen la posibilidad de adaptarse a las preferencias del lector. Existen varios niveles de estructuración.

Como en el asunto infográfico, en el medio analizado no los encontramos reflejados.

En ambos casos lo achacamos a la propia naturaleza de la publicación, que, si bien ofrece textos informativos y contenidos de actualidad, adquiere una forma y trata unos temas muy poco susceptibles de ser abordados mediante este género. Por supuesto, datos sobre determinados movimientos artísticos o el estudio de casos concretos podrían presentarse así, pero, por ahora, los transmiten de otras maneras.

 


 Descubra más sobre los géneros en:

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (2/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (3/3)