Bireccionalidad e interactividad en The Guardian

Internet es la vía principal por la que la mitad del mundo se comunica con la otra mitad. En esta comunicación son claves los usuarios, que utilizan los foros, los chats, etc. para manifestar su punto de vista, su estado de ánimo o lo que están haciendo en ese momento. Pero, ¿ qué es esto? A esto se lo denomina como interactividad, una de las consecuencias directas de la bireccionalidad de la red.

Y quién mejor que los medios de comunicación para aprovecharse de Internet y conseguir así la interactividad con los usuarios. Uno de esos medios es el The Guardian, que aprovecha todos los recursos para hacer partícipe al lector de la información que ofrece como medio, a la vez que los usuarios interactúan con él y con otros internautas.

En un principio, si nos centramos en un primer tipo de interactividad, interactividad selectiva, podemos observar que el usuario puede hacer click en los contenidos del medio. Con tan sólo ese click, el lector ya está interactuando con el periódico digital. Desde este momento, el usuario ya puede elegir su propio camino para informarse (deportes, opinión, cultura, etc). Tiene la opción de poder leer sólo el titular de la noticia o leerla entera interactuando, es decir, picando sobre ese titular.

Puede buscar de manera más concreta utilizando la opción “search” e incluso el lector puede hasta conocer el tiempo meteorológico que hace en su localidad con tan sólo introducir el nombre del lugar.

También en el menú de la derecha se puede elegir la versión o edición del periódico que se desea : Reino Unido, Estados Unidos o Australia.

por

Por otro lado, el otro tipo de interactividad, la interactividad comunicativa, está muy presente en la versión digital de The Guardian. El usuario puede interactuar, aparte de con el periódico, con otros usuarios. Y esto lo consigue gracias a que The Guardian ofrece un gran abanico de posibilidades al usuario para que interactúe con otros.

  • Twitter, Facebook, Email, Pinterest, LinkedIn, Google Plus: aquellos usuarios que quieran compartir un contenido como una noticia, podrán hacerlo con tan sólo pinchar sobre el icono de la red social con la que quieran hacerlo.

comentarios

  • Comentarios: los que estén registrados podrán escribir comentarios en aquellos contenidos que les parezca.

comen

  • La pestaña de “Jobs”: algo inusual o poco común es que en un periódico digital ofrezcan trabajos. The Guardian deja publicar ofertas de trabajo para que otros usuarios las puedan ver y valorar si les interesa.

jobs

  • “Dating”: es otra opción que te proporciona The Guardian para poder interactuar con otros usuarios. En este caso para encontrar a tu alma gemela (“The Guardian Soulmates”). Introduciendo los datos sobre la edad de la que quiere el usuario que sea su pareja y el sexo, un buscador de alma gemela del medio digital encuentra personas afines a lo que el usuario demanda.

dating

  • “Help”: una carencia del medio digital es que cuesta encontrar la pestaña que sería de contacto, es decir, para que el usuario se pueda poner en contacto con el medio si lo necesita. Existe una opción y es la de “help”.

Todas estas múltiples oportunidades que da The Guardian a sus usuarios, y a los que no lo son, hacen que sea un periódico muy rico en cuanto a  interactividad. Lo que es muy importante, ya que la participación es clave en este mundo tan digitalizado y globalizado en el que vivimos actualmente. Un mundo que exige  que su opinión, por muy disparatada que sea, quede reflejada para que sea leída, valorada y contestada a ser posible.

Tipología e historia de The Guardian

The Guardian es un periódico británico generalista, con raíces liberales y editoriales más cercanas a la izquierda. Pertenece a Guardian Media Group y se publica de lunes a sábado con formato berlinés.

Es el único periódico que publica a color a nivel nacional, por lo que le hace distinto a los demás.

Orígenes

The Guardian se funda en 1821 por un grupo de 11 hombres de negocios no conformistas encabezados por John Edward Taylor. En un primer momento, este periódico se denominó como The Manchester Guardian, ya que nace en la ciudad de Manchester. Se funda bajo las premisas de defender la libertad, religiosa, civil y la Reforma. Además, también  ayudará a difundir una Economía Política justa.

En 1907, la publicación pasaría a estar bajo la dirección de C.P. Scott. Una dirección caracterizada por la radicalización de su línea ideológica, que apoyará el lado más extremo y duro del liberalismo. Tan importante e influyente era la figura de Scott, que hasta el periódico tuvo un papel destacado en la creación de un estado, el de Israel.

Desde los años 30 a los 90

Durante la década de los 30, el periódico se cambió al The Scott Trust, fundado por John Russel. Sus semejanzas con las ideas centristas y de centro-izquierda hicieron que tuviese el apoyo y el respeto de la izquierda. Esto se tradujo en el aumento de su reputación nacional. Con estas ideas apoyo a la II República Española frente al bando franquista durante la Guerra Civil Española.

A finales de la década de los 50, en 1959, The Manchester Guardian pasa a ser The Guardian a secas. Cinco años más tarde, en 1964, traslada su sede a Londres, desde donde se iban a llevar todas las operaciones importantes del periódico.

El inicio de los 70, concretamente en enero del año 72 ,fue tormentoso, ya que con los asesinatos del conocido como Domingo Sangriento, cuando se mataron a manifestantes en Irlanda del Norte, hizo que el diario se declarara a favor de Lord Widgery.

En 1981, tres cuartas partes de los editorialistas de The Guardian se unieron al Partido Social Demócrata de Reino Unido, aunque el periódico se implicó más con Tony Blair, el cual finalmente llevaría a su Partido Laborista al poder en 1997.

Un contratiempo surgiría al periódico en 1983, Sarah Tisdall, una funcionaria de 23 años, filtró a The Guardian la instalación en Inglaterra de misiles nucleares norteamericanos. Una orden judicial obligó a la publicación a revelar su fuente, y la joven funcionaria tuvo que cumplir condena de cárcel.

Final de siglo

Llegada la década de los 90, las guerras y los conflictos se sucedieron, En primer lugar la Guerra del Golfo, en la que el periódico mostró sus dudas, aunque más tarde apoyaría la causa militar.

El caso de 1995 de Jonathan Aitken, el que era por entonces ministro del gabinete del partido conservador, desembocó en que muchas publicaciones fueran denunciadas, entre ellas The Guardian. El motivo fue que alegaron en contra del político porque aseguraban que éste había recibido tratos de favor y pagos  por parte de un príncipe de Arabia Saudí mientras se encontraba en París.  A finales de los 90, Aitken fue condenado por perjurios y obstrucción a la justicia.

En 1999, la guerra de Kosovo hizo que The Guardian apoyase la intervención militar de la OTAN en el territorio. A pesar de que el Consejo de Seguridad no estaba por la labor de apoyar la acción, The Guardian afirmó que “el único camino honorable para Europa y América es el uso de la fuerza militar en el conflicto”.

Siglo XXI

Recién estrenado el siglo XXI, The Guardian parece adoptar una postura contraria a la monarquía. Cuestiona y ataca la Ley de Sucesión o de Instauración de 1701 y el Acta de Traición de 1848.

Las guerras de Afganistán e Irak tampoco se libraron de las publicaciones de The Guardian, las cuales mostraron una postura crítica hacia las posiciones de Estados Unidos y, sobre todo, hacia las de su país, el Reino Unido. Aunque por otra parte, el periódico avaló el argumento de que Irak debe ser desarmado de “armas de destrucción masiva”.

Otra oleada de críticas que ha dirigido el periódico durante estos primeros años de siglo ha sido para el gobierno israelí (2002 y 2003), hasta el punto de que se consideró a The Guardian como antisemita. Como respuesta a estas acusaciones, The Guardian en 2002 condenó el antisemitismo y conmemoró en 2007 el aniversario de la Guerra de los Seis días dejando escribir por igual a los ministros de Israel y Palestina.

En 2006, recibiría el título como “Periódico Mejor Diseñado del Mundo” y, en 2007, su sitio web ganó el galardón por ser el “diario más transparente”. Fue en este año cuando The Guardian puso en funcionamiento su sitio web The Guardian America, su objetivo era capitalizar un gran número de lectores en Estados Unidos. Para este proyecto se contrataron a un grupo de periodistas y editores web estadounidenses, liderados por el escritor Michael Tomsky, quien más tarde dimitiría (2009).

En 2010, con Alan Rusbridger como director, The Guardian tenía una considerable presencia online, después de The New York Times  era la publicación online con mayor número de lectores de lengua inglesa.

En 2013, The Guardian sufre una persecución constante por parte de otros periódicos, de agencias de inteligencia y, hasta incluso, por parte del gobierno conservador de David Cameron. El motivo es que fue uno de los periódicos que publicó unos documentos de alto secreto en los que se revelaba que existían programas de espionaje masivo por parte de Estados Unidos en colaboración con países como Reino Unido. Actualmente, esta situación de acoso ha sido denunciada hasta por organismos tan importantes como Naciones Unidas.

Conclusiones finales en The Guardian

  • Medio completo en cuanto a información.
  • Se ha sabido adaptar a los cambios tecnológios.
  • Buen uso del hipertexto, la multimedialidad y bidireccionalidad.
  • Gran importancia de la interactividad con el lector.

Al margen de las conclusiones que hemos sacado con respecto al periódico analizado, en cuanto al trabajo en sí y a nuestro grupo hemos trabajado de forma correcta, y con buen ambiente. Al principio nos resultó complejo abordar el trabajo porque no sabíamos muy bien por dónde había que tirar. Cuando nos centramos fue sencillo trabajar en grupo.

Soportes móviles en The Guardian

Hablando de los medios en los soportes móviles del periódico en cuestión, no hay duda de que los contenidos en versión web y los del soporte móvil son idénticos, en cuanto al continente no hay mucho más que añadir, puesto que también son similares, al mantener las mismas secciones en el mismo orden descendente, comenzando por “headlines” y terminando por “crosswords”.

El diseño es el mismo, la cabecera del periódico en color blanco y dos tonalidades de azul (cambia que en la versión móvil el fondo es blanco y “guardian” azul oscuro, mientras que en la versión web esto está invertido), no obstante es prácticamente igual, siendo las noticias y las fotos exactas en ambas versiones.

 

Por otro lado, es cierto que en la versión móvil permite abrir desde un botón arriba a la izquierda todas las secciones, que desde la versión web se ven directamente abiertas y de manera horizontal, ya que tiene más espacio para poderse ver por completo. Además, en la versión móvil, otro botón te permite elegir qué secciones quieres que te aparezcan y cuáles no, de tal modo que si eliminamos “sports”, lo podremos ver desde la pestaña de las secciones, pero no desde el menú normal. En esta versión también se permite al usuario saber desde qué cuenta está metido (es obligatorio acceder mediante Facebook o g-mail), crear alertas sobre una sección que le sea de interés o “guardar” una noticia para leer posteriormente.

IMG_5417

Tanto en la versión web como en la móvil puedes suscribirte de tres modos, solo con el digital, solo con el de papel o en ambos. En las dos versiones coincide el botón de búsqueda para una información concreta.

suscribir.png

Como ya he comentado los contenidos son exactos, la maquetación también y el tipo de letra utilizado es el mismo, con letras con serif, que denotan más seriedad. Las imágenes y vídeos también son las mismas, si bien, es destacable que hay fotos que no aparecen en el menú principal de la versión móvil, pero, al acceder a la noticia, aparece del mismo modo que en la otra versión. Esto solo es porque, si no, ocuparía demasiado espacio colocar todas las imágenes seguidas en la versión móvil, ya que en la versión web hay más espacio para ellas.

Respecto al público, al coincidir todos los contenidos, además de la parte multimedia, realmente no puede decirse que se dirija a diferente target, si bien, la versión móvil con su adaptación para elegir las secciones de interés está más dirigida a un público más joven que puede ser más selectivo con la información que desea.

Además, en la versión web, en la parte inferior se indica que estas visitando la página internacional, con opción a visitar únicamente la de Reino Unido.

Mantienen un buen modelo de negocio en la versión móvil, ya que es plenamente gratuita y sus ingresos llegan, en la gran mayoría, de la publicidad, entre la que se encuentra, entre otros, HP o Nespresso. Con esta idea de que el peso económico del periódico recaiga en anunciantes y no en lectores las ventas han crecido un 85%, según indica el medio media-tics.com.

En su formato digital para móvil cabe destacar que su formato es “adaptative” ya que se accede desde el navegador pero deja ver una versión adaptada, con menos secciones, aparentemente que la versión web y  fotos encuadradas para un móvil o tablet específica, de tal modo que te permita verlas enteras. Sin embargo, aunque te “limita” ver las secciones, al desplegar la pestaña antes mencionada, permite acceder a cualquier apartado que pueda haber en la versión web.

Por su parte, la App puede ser clasificada como “híbrida” ya que sus contenidos se descargan de la web y solo puede refrescarse con Internet, si bien, te permite leer la última información descargada sin estar online.

 

 

La multimedialidad en The Guardian

The Guardian se vale de múltiples elementos multimedia, ya que utiliza texto, lógicamente, además de fotos y vídeos. Al ser un periódico con versión digital, necesita valerse de elementos multimedia ya que el uso de únicamente el texto resultaría muy monótono y no llamaría apenas la atención.

En cuanto a la integración orgánica y yuxtaposición de elementos, depende un poco de qué noticia se divise. Podemos ejemplificar claramente esto con el reciente atentado en París, puesto que, en una noticia general sobre los hechos, se explica lo que ocurre pero se ofrece, adicionalmente, un video recabado de “Le Monde” donde se ve el terror de la gente corriendo por las calles e intentando meterse a cualquier casa. En ese caso la información ya estaba dada, pero el vídeo se introduce para observar lo que resulta casi imposible explicar objetivamente con palabras, por tanto está integrado orgánicamente.THE GUARDIAN 1.png

Por su parte, otra noticia relativa al mismo tema explica de nuevo la centena de muertos y el atentado en general, acompañando la noticia con un mapa del centro parisino donde se marcan puntos en color rojizo indicando cuáles han sido las zonas afectadas por el atentado. En ese caso es posible que sea una yuxtaposición de elementos, ya que durante la 620noticia explicada ya se dejaba claro cuáles eran los epicentros del atentado, sin tener que repetir la información de forma visual. Sin embargo, no es una mala opción, ya que muchos de los lectores, sobre todo de una noticia tan nombrada, ya conocen lo ocurrido, por lo que pretenden ampliar la información con la que ya contaban de la forma más rápida y sin tener que leer todo el texto, por lo que ver una imagen siempre ayuda a conocer más sobre el tema.

Esta yuxtaposición de elementos puede generar ruido para el receptor, ya que, en ocasiones, se coloca una foto en un tamaño demasiado grande, abarcando una buena parte de la página e interrumpiendo la lectura, de modo que se te quitan las ganas de seguir leyendo.

En lo relativo a los nuevos géneros se puede ver la presencia de un blog dentro del periódico, su nombre es “Crossword blog” y es siempre escrito por Alan Connor. Resulta muy difícil, sin entender bien el inglés, saber cómo funciona exactamente ese blog pero se trata de resolver crípticos culturales y hablar sobre ese tema. Así, el público puede interactuar hablando de los temas que allí se traten e intentando resolver el acertijo propuesto. De forma más personal, uno de los post que nos hemos atrevido a intentar traducir un post que hablaba sobre un personaje político, donde se da pistas al lector e intenta averiguar de quién se habla. Se crean unos 3 o 4 por mes, normalmente con las mismas “subsecciones” encabezadas con “the news in clues” o “latter patter”, entre otras. En ellas se da más o menos una información parecida, pero lógicamente distinta de cada personaje. Cuentan con múltiples comentarios de la gente debatiendo, creando un feedback entre el periódico y los receptores. Es así como una sección de un crucigrama en un periódico en formato papel, solo que aquí el lector puede responder e interactuar con otros lectores además de con el medio, que contesta si aciertan o si van muy desencaminados.

the guardian.png

Por otro lado se encuentra John Halpern y encontrándonos con el mismo hándicap del idioma, entendemos que escribe acertijos dentro del periódico con la idea de que la gente los resuelva, teniendo, a su vez, un blog propio paralelo a The Guardian http://www.cryptica.co.uk/

the guardian3.png

Finalmente, se puede decir que también se cuenta con el nuevo género llamado encuesta. Que siempre ha existido pero que ahora es un género periodístico más. Así la gente expresa a partir de un sondeo lo que piensa acerca de diferentes temas. Uno de los últimos tratados en el diario británico hablaba de las elecciones catalanas. También es destacable otro sobre las votaciones londinenses. Esto también ofrece un feedback al medio, ya que el propone una pregunta y los lectores responden, tienen la oportunidad de opinar hablando directamente al periódico.

En lo que respecta a estos nuevos géneros, no hay duda de que son cambios, mejoras, de los medios, dejándonos opinar y tener un feedback, pero llamarlo “géneros” quizá es un poco exagerado, ya que aunque hacen evolucionar los medios notablemente, no tienen la misma capacidad de informar que, por ejemplo, una columna. En nuestra opinión no aportan información tal cual, sino que complementan y ayudan a mejorar la que ya se tiene.

El hipertexto en The Guardian

El diccionario de la Real Academia Española define el hipertexto como “texto que contiene elementos a partir de los cuales se puede acceder a otra información”. Una vez definido el concepto básico vamos a empezar hablando de la disposición de la página principal del periódico, la home.

La página principal de The Guardian se distribuye por secciones en las cuales aparecen los principales titulares del día de la sección correspondiente. Los titulares son hiperenlaces que te llevan a la noticia desarrollada al completo.

portada

Los contenidos de la portada se actualizan cada pocas horas, con noticias de rigurosa actualidad. Los periodistas firman las noticias que redactan en la página. Todas las noticias de la página tienen la misma tipología, salvo la más importante de cada sección, que va titulada más grande y con una foto de mayor tamaño. Cabe destacar que al final de cada noticia desarrollada al completo aparece una tabla con los titulares más importantes del día y las noticias más leídas, aparecen hiperenlaces que te llevan al desarrollo completo de la información.

The guardian 1

La página de The Guardian nos muestra las secciones principales en la parte alta de la página, bajo el buscador, y dentro de cada sección ofrece diferentes enlaces con secciones más concretas dentro de cada tema general.

En cualquier página del periódico en la que se encuentre el lector se puede encontrar con una franja azul, en la parte de arriba de la pantalla, en que la tiene un buscador, el acceso a su usuario del periódico y otras opciones.

cultura

Dentro de los propios artículos se ofrece la posibilidad de clickar en hiperenlaces que te llevan a contenidos relacionados con la noticia. Al margen de esto, también se ofrecen hiperenlaces fuera del artículo, como ya hemos dicho, como las noticias más leídas del día, lo más importante, lo más llamativo…etc.

En referencia a la micro y macronavegación, en the guardian se ofrece micronavegación en la mayoría de la página ya que todos los hiperenlaces te redireccionan a otra ventana pero dentro de la página del periódico. Al margen de esto hay macronavegación porque te lleva a páginas externas, en relación con las redes sociales, para compartir las publicaciones del periódico, ahí es donde aparece la interactividad. Además también cuenta con hiperenlaces relacionados con la multimedialidad, elementos que te llevan a contenidos de contenido multimedia.

interactividad

Por último, respecto a la interactividad y la multimedialidad. The Guardian ofrece contenidos multimedia dentro de la propia página del periódico, en algunas noticias adjunta vídeos y fotos. Y en cuanto a la interactividad, todos los artículos y noticias tienen acceso a redes sociales para compartir dicho contenido del periódico.