El medio en soportes móviles – The New Yorker

El continente es distinto en cuanto a lo que se refiere a ordenadores, smartphones y tablets. En los ordenadores aparece en la parte de arriba las diferentes secciones de la revista, mientras que en los smartphones aparece el menú de tres rayas que en el que hay que pinchar para que se visualicen las distintas secciones.

El diseño de la página es muy parecido en los diferentes soportes. Aun así se aprecian diferencias en algunas partes de la portada. Por ejemplo en la sección “The Magazine”, donde solo aparece un contenido en móviles y tablets mientras que en el ordenador aparecen cuatro distintos.

También se observa otra diferencia en las primeras noticias que salen en la portada de la revista, ya que en PC hay algunas que no tienen fotografía antes de pinchar en ellas y por el contrario en los móviles y tablets si aparece.

En cuanto a los contenidos no hay diferenciación entre los distintos soportes, es decir, no hay sustracción de contenidos en las noticias que aparecen en la revista con respecto a los distintos soportes.

The New Yorker no tiene aplicación para soportes móviles y tablets, solo se puede visionar por la propia página web, que como ya se ha comentado no diferencia los contenidos casi con total seguridad.

La maquetación es distinta en los artículos del ordenador con respecto a los smartphones y tablets. Las fotografías, las cuáles se muestran en el soporte de PC a un lado de las palabras del artículo, en los dispositivos móviles y tabletas están colocadas encima del propio artículo, para que los lectores tengan una mayor comodidad de cara a la lectura.

Lo que no cambian son los contenidos, que son los mismos en todos los soportes, por lo que podemos dilucidar que la revista se dirige al mismo público objetivo en todos sus soportes, y que no se trata de modelos de negocio distintos.

        SMARTPHONES                                                                    PC  

Screenshot_2015-12-13-17-38-24PC Maquetación

Los contenidos The New Yorker

Géneros Ciberperiodísticos

El New Yorker, al ser una revista y no un periódico, hay más entrevistas y reportajes que noticias en sí.

Tiene un apartado exclusivo para noticias, las demás ventanas que se pueden abrir son reportajes, divididos en culturales, libros y ficción, tecnologías y ciencia, negocios, humor, dibujos animados (caricaturas), archivo y videos. La revista no tiene ningún apartado para entrevistas.

No hay un foro donde los usuarios puedan dejar opiniones o interactuar con otros usuarios sobre la revista, pero sí que existen redes sociales del medio donde ahí sí que pueden los usuarios hablar con otras personas y dar su opinión, además de poder comunicarse con los redactores de la revista. En los textos no aparecen letras en negrita que nos puedan vincular a otra ventana, o simplemente que sean negritas.

La redacción

The New Yorker es una revista que se dedica a publicar géneros muy elaborados, como los reportajes, los comentarios, las críticas, los ensayos, la sátira y la poesía. Por este motivo, la revista estadounidense no sigue la estructura de pirámide invertida que suelen utilizar los diarios que se dedican a publicar noticias de última hora, que tienen un nivel de elaboración mucho más bajo.

La revista ofrece publicaciones muy diversas para llegar a un público heterogéneo. Por este motivo divide la web en secciones para que el público que está interesado en ellas acceda a los contenidos con más facilidad. The New Yorker aborda las siguientes secciones: cultura, libros y ficción, ciencia y tecnología, negocios, humor y animaciones.

La revista estadounidense elabora textos muy extensos con un lenguaje culto, en los que predominan párrafos largos y suelen aparecer enlaces hipertextuales que nos dirigen a una publicación propia de la web que nos proporciona más información sobre el tema que se estaba abordando, dando una mayor impresión de calidad a la web.

Características técnicas The New Yorker

El hipertexto

Como observamos en la portada del medio, la revista se subdivide en once categorías de similar tamaño. Las categorías son News, Culture, Books & Fiction, Science & Tech, Business, Humor, Cartoons, Magazine, Video, Archive y Suscribe.

Dentro de cada categoría se encuentran las distintas noticias de cada apartado, sin que dentro ellas haya más subcategorías principales.

Navegando por la portada en primer lugar encontramos en grande y ocupando el ancho de página la noticia más relevante del momento. Más abajo se suceden otras publicaciones destacadas. A continuación y con el título “The Latest” aparece lo último que se ha publicado. Algunas de estas publicaciones son exclusivas para suscriptores.

Hipertexto

Una vez dentro de algunas de las noticias de la revista observamos las funciones de hipertexto que se encuentran dentro de los artículos. Sobre todo, y debido a la extensión de las noticias que se encuentran en la revista, se acompañan con varios vídeos que se pueden visionar directamente en la propia página, pero en los que se puede hacer un click que te llevan a una página externa de la propia revista.

Dentro de las noticias hay enlaces hipervinculados en algunas frases o palabras clave que te llevan a una página externa para conocer más información sobre el tema que estás visionando, lo que te permite entender mejor lo que estás leyendo o abordar otros temas relacionados. También hay hipervínculos en palabras del texto que te llevan a otras noticias dentro de la propia página.

Una vez dentro de los artículos en la parte derecha aparece un apartado que muestra los artículos más llamativos del momento, en una sección que también aparece en la pagina principal y que se denomina “Most Popular”.

En cuanto a la relación de la revista entre la hipertextualidad y la interactividad se puede observar en la parte superior derecha de la portada como al hacer click en los logotipos de las distintas redes sociales, Twitter, Facebook y Google +, la página te lleva a un enlace externo para poder visualizar las mismas.

RedesLa multimedialidad

The New Yorker utiliza una gran cantidad de elementos multimedia, fotografías, audios, imágenes, vídeos y animaciones, que se complementan entre ellos para potenciar el proceso informativo (yuxtaposición de elementos). Las publicaciones siempre van acompañadas de una imagen y, en algunas ocasiones, de un vídeo relacionado con el tema que se está abordando. Además, la revista norteamericana también utiliza animaciones, en este caso caricaturas de los colaboradores del periódico.

Otro elemento multimedia que utiliza The New Yorker son los vídeos y los audios, que se sitúan en una zona específica de la web.Con la llegada de Internet han surgido una gran cantidad de géneros nuevos que están apareciendo en la red, como los blogs y los foros. Sin embargo, The New Yorker no utiliza estos géneros en su página web.

La interactividad

Es una página con interactividad participativa, ya que los usuarios no solo pueden contactar con el medio sino que también poner comentarios y pasar sus noticias, mediante enlaces, por las redes sociales para compartirlas. También la revista cuenta con redes sociales como Facebook, twitter e instagram para interactuar mejor con sus seguidores.

Sin embargo no tiene un espacio donde los usuarios puedan dejar comentarios en la página del medio . Lo que consigue con ello es que las personas se interesen más por este periódico que por otro que no tenga redes sociales o un medio de contacto simple y directo, ya que esta interactividad permite un contacto sencillo entre los lectores y el medio de comunicación.

El periódico tiene un diseño sencillo y de rápida comprensión, por lo que los usuarios no deberían de tener problemas en navegar por la página.

Utiliza anuncios dentro de la página con promociones para los futuros suscriptores como descuentos o regalos.En el caso de las imágenes, cuando se pincha en una te lleva a otra página donde esta se aumenta.

 

HISTORÍA Y TIPOLOGÍA DE THE NEW YORKER

The New Yorker nació el 21 de febrero de 1925, fundado por Harold Ross y su esposa Jane Grant, periodista de New York Times. Ross quería implantar una revista de humor sofisticado diferente de las publicaciones con las que había trabajado. La revista, que comenzó con una tirada semanal, destaca por sus editoriales y por los perfiles de personas notorias, como Ernerst Hemingway. Además, hacía una lista de eventos culturales y de entretenimiento de Nueva York. Actualmente cuenta con una tirada de 1062310 ejemplares.

Desde finales de los 90 se comenzó a utilizar internet para la publicación de material actual de la época y archivado. En la web se mantienen publicaciones de la revista en papel y además se puede visualizar material exclusivo digital. Los suscriptores además de tener acceso a la edición de la línea completa actual, también disponen de números atrasados.

El 6 de octubre de 2014 la edición digital de la revista The New Yorker sacó a la luz su primera portada en movimiento “GIF”, la cual recibió muy buenas críticas.

Su sistema de suscripción ofrecía el contenido de manera gratuita durante los primeros cuatro meses. A partir de entonces seguían un sistema similar al “The New York Times”, el “paywall”, que comenzaba a cobrar un dólar semanal a partir del séptimo artículo leído.

En 1985 la revista cambió de propiedad y fue adquirido por Samuel Newhouse uniéndose a su gran imperio mediático.

La política de la revista históricamente ha seguido una línea próxima a lo liberal, sin embargo, desde principios del siglo XXI también se pudieron visionar críticas de la revista hacia está orientación política, como por ejemplo cuando George Bush estaba en el poder.

A pesar de su título, la revista se visiona de costa a costa de los Estados Unidos, superando el 50% de su circulación en la mayoría de las áreas metropolitanas del país americano.

Según Mediamark Research la edad media para los lectores en el año 2009 fue de 47 años, es decir que ha ido ascendiendo poco a poco, ya que en los 80 la media era de 43 y en los 90 de 46 años.

En el año 2013 la revista obtuvo el mayor beneficio de las últimas décadas, acumulando más de un millón de suscriptores en la edición de papel y unos doce millones de usuarios en la edición digital.

En cuanto a la tipología, The New Yorker es una página dinámica, ya que sus contenidos se pueden actualizar desde distintos lugares. Además, se trata de un medio digital, porque cuando nació solo tenía edición de papel, creándose posteriormente la web digital. También podemos añadir que se trata de una página Ad Hoc, ya que no utiliza ningún gestor de contenidos determinado.