Tipología e historia de The Guardian

The Guardian es un periódico británico generalista, con raíces liberales y editoriales más cercanas a la izquierda. Pertenece a Guardian Media Group y se publica de lunes a sábado con formato berlinés.

Es el único periódico que publica a color a nivel nacional, por lo que le hace distinto a los demás.

Orígenes

The Guardian se funda en 1821 por un grupo de 11 hombres de negocios no conformistas encabezados por John Edward Taylor. En un primer momento, este periódico se denominó como The Manchester Guardian, ya que nace en la ciudad de Manchester. Se funda bajo las premisas de defender la libertad, religiosa, civil y la Reforma. Además, también  ayudará a difundir una Economía Política justa.

En 1907, la publicación pasaría a estar bajo la dirección de C.P. Scott. Una dirección caracterizada por la radicalización de su línea ideológica, que apoyará el lado más extremo y duro del liberalismo. Tan importante e influyente era la figura de Scott, que hasta el periódico tuvo un papel destacado en la creación de un estado, el de Israel.

Desde los años 30 a los 90

Durante la década de los 30, el periódico se cambió al The Scott Trust, fundado por John Russel. Sus semejanzas con las ideas centristas y de centro-izquierda hicieron que tuviese el apoyo y el respeto de la izquierda. Esto se tradujo en el aumento de su reputación nacional. Con estas ideas apoyo a la II República Española frente al bando franquista durante la Guerra Civil Española.

A finales de la década de los 50, en 1959, The Manchester Guardian pasa a ser The Guardian a secas. Cinco años más tarde, en 1964, traslada su sede a Londres, desde donde se iban a llevar todas las operaciones importantes del periódico.

El inicio de los 70, concretamente en enero del año 72 ,fue tormentoso, ya que con los asesinatos del conocido como Domingo Sangriento, cuando se mataron a manifestantes en Irlanda del Norte, hizo que el diario se declarara a favor de Lord Widgery.

En 1981, tres cuartas partes de los editorialistas de The Guardian se unieron al Partido Social Demócrata de Reino Unido, aunque el periódico se implicó más con Tony Blair, el cual finalmente llevaría a su Partido Laborista al poder en 1997.

Un contratiempo surgiría al periódico en 1983, Sarah Tisdall, una funcionaria de 23 años, filtró a The Guardian la instalación en Inglaterra de misiles nucleares norteamericanos. Una orden judicial obligó a la publicación a revelar su fuente, y la joven funcionaria tuvo que cumplir condena de cárcel.

Final de siglo

Llegada la década de los 90, las guerras y los conflictos se sucedieron, En primer lugar la Guerra del Golfo, en la que el periódico mostró sus dudas, aunque más tarde apoyaría la causa militar.

El caso de 1995 de Jonathan Aitken, el que era por entonces ministro del gabinete del partido conservador, desembocó en que muchas publicaciones fueran denunciadas, entre ellas The Guardian. El motivo fue que alegaron en contra del político porque aseguraban que éste había recibido tratos de favor y pagos  por parte de un príncipe de Arabia Saudí mientras se encontraba en París.  A finales de los 90, Aitken fue condenado por perjurios y obstrucción a la justicia.

En 1999, la guerra de Kosovo hizo que The Guardian apoyase la intervención militar de la OTAN en el territorio. A pesar de que el Consejo de Seguridad no estaba por la labor de apoyar la acción, The Guardian afirmó que “el único camino honorable para Europa y América es el uso de la fuerza militar en el conflicto”.

Siglo XXI

Recién estrenado el siglo XXI, The Guardian parece adoptar una postura contraria a la monarquía. Cuestiona y ataca la Ley de Sucesión o de Instauración de 1701 y el Acta de Traición de 1848.

Las guerras de Afganistán e Irak tampoco se libraron de las publicaciones de The Guardian, las cuales mostraron una postura crítica hacia las posiciones de Estados Unidos y, sobre todo, hacia las de su país, el Reino Unido. Aunque por otra parte, el periódico avaló el argumento de que Irak debe ser desarmado de “armas de destrucción masiva”.

Otra oleada de críticas que ha dirigido el periódico durante estos primeros años de siglo ha sido para el gobierno israelí (2002 y 2003), hasta el punto de que se consideró a The Guardian como antisemita. Como respuesta a estas acusaciones, The Guardian en 2002 condenó el antisemitismo y conmemoró en 2007 el aniversario de la Guerra de los Seis días dejando escribir por igual a los ministros de Israel y Palestina.

En 2006, recibiría el título como “Periódico Mejor Diseñado del Mundo” y, en 2007, su sitio web ganó el galardón por ser el “diario más transparente”. Fue en este año cuando The Guardian puso en funcionamiento su sitio web The Guardian America, su objetivo era capitalizar un gran número de lectores en Estados Unidos. Para este proyecto se contrataron a un grupo de periodistas y editores web estadounidenses, liderados por el escritor Michael Tomsky, quien más tarde dimitiría (2009).

En 2010, con Alan Rusbridger como director, The Guardian tenía una considerable presencia online, después de The New York Times  era la publicación online con mayor número de lectores de lengua inglesa.

En 2013, The Guardian sufre una persecución constante por parte de otros periódicos, de agencias de inteligencia y, hasta incluso, por parte del gobierno conservador de David Cameron. El motivo es que fue uno de los periódicos que publicó unos documentos de alto secreto en los que se revelaba que existían programas de espionaje masivo por parte de Estados Unidos en colaboración con países como Reino Unido. Actualmente, esta situación de acoso ha sido denunciada hasta por organismos tan importantes como Naciones Unidas.

Anuncios

Historia y tipología de Le Monde

Le Monde es un periódico vespertino francés fundado por Hubert Beuve-Méry y publicado de manera continua en París desde su primera edición el 19 de diciembre de 1944. Fue creado a petición del General Charles de Gaulle. Su primera edición data del 19 de diciembre de 1944, coincidiendo con la liberación de Francia de la ocupación nazi y fue un ejemplar de una sola plana. Es uno de los tres periódicos de referencia en Francia, junto con Le Figaro y Libération, y la principal publicación del grupo Le Monde. Reportó un promedio de circulación de 323 039 ejemplares por número en 2009, de las cuales alrededor de 40 000 se vendieron en el extranjero. Da el salto a la red el 19 de diciembre de 1995, convirtiéndose en uno de los tres primeros diarios no estadounidenses en estar disponible sobre el lector electrónico Amazon Kindle, un dispositivo portátil que cumple la función de lector de libros electrónicos (e-books), y que permite comprar, almacenar y leer libros digitalizados, creado por la tienda virtual Amazon. Es a menudo el único periódico francés fácil de obtener en los países de habla no francesa.

Su director es Louis Dreyfus y su actual redactor jefe es Jérôme Fenoglio, quien fue elegido en mayo de 2014 para suceder en el cargo a Natalie Nougayrède. Plantu es uno de varios caricaturistas políticos que contribuyen al periódico, y su trabajo es publicado usualmente en la mitad superior de la primera página.

Le Monde es propiedad del grupo Le Monde, el cual es controlado desde 2010 por los empresarios Xavier Niel, Pierre Bergé y Matthieu Pigasse. Su línea editorial es de centroizquierda, y sus lectores son políticamente mixtos, aunque con un mayor porcentaje orientado a la izquierda del espectro político.

En su edición web, la austeridad en su presentación le ha caracterizado durante largo tiempo, aunque últimamente ha modernizado su maquetación, más ligera, y ha hecho más accesibles sus contenidos, con objeto de ampliar su audiencia. Con más de 40 millones de visitas al mes, lemonde.fr es el principal sitio web de información en francés en Internet. Además de los artículos de su edición impresa, incluye numerosos blogs de periodistas, y propone actualizaciones regulares, diaporamas y contenidos audiovisuales.

le monde historia cambio diseñoImagen anterior al cambio de diseño de Le Monde.
le monde en pcImagen de Le Monde en la actualidad.

Casi todo el contenido textual del diario es gratuito y están disponibles cada día, a partir de la tarde. Los artículos de menos de tres días también son de libre acceso, pero sin la documentación de infografía e iconografía del periódico. Otras fuentes también están disponibles para el usuario, como despachos de agencias de noticias o entradas a blogs.

Para acceder a los archivos, los suscriptores del periódico tienen un derecho limitado (25 artículos mensuales de archivo) y consulta gratuita, de lo contrario la lectura de los archivos no es libre. Además, podemos suscribirnos a la parte pagada del periódico y disfrutar de numerosas ventajas como informaciones de las agencias de noticias (AFP, AP, Reuters), una base de datos de resultados electorales actualizada desde 1969 y el acceso a contenidos multimedia (casi un millón de artículos de Le Monde en línea, o la totalidad del diario desde 1987).

Además, LeMonde.fr ha puesto en marcha un nuevo servicio, el Electronic Journal, con el que es posible leer Le Monde en línea, disfrutando de sus características digitales limpias: laminación, zoom digital, búsqueda, etc. En marzo de 2012, el portal principal del sitio fue completamente rediseñado para su presentación.

La edición electrónica del periódico fue creada por primera vez en 1994. Fue diseñado y distribuido en la red a través de un acuerdo con CompuServe y Edelweb, empresas francesas especializadas en la seguridad en línea. Desde 1999, el sitio está editado por Interactive World, una filial de Le Monde y Lagardère. Alain Giraudo presidió por primera vez La filial Interactive World, y fue sucedido por Bruno Patino, tras el fracaso de la puesta en marcha del portal de Tout.lemonde.fr en 2000. Philippe Jannet fue el CEO de Interactive World hasta 2012, cuando fue reemplazado por Isabelle André.

En la noche del 20 al 21 de enero de 2015, la cuenta de Twitter de Le Monde fue hackeada. La piratería fue reivindicada por el Ejército Electrónico sirio en su propia cuenta de Twitter. A raíz de este ataque, Le Monde anunció que iba a presentar una denuncia por “intrusión fraudulenta en el mantenimiento de un sistema informático”.

Historia y tipología de La Nación

EL FUNDADOR: BARTOLOMÉ MITRE 

La historia de Bartolomé Mitre, fundador del diario argentino ‘La Nación’, y del propio diario es curiosa por las circunstancias vividas en el país como por las circunstancias y vivencias personales de este personaje. A continuación, ofrecemos un resumen de la vida de Bartolomé Mitre obtenido del sitio web www.elhistoriador.com y con Felipe Pigna como autor.

Bartolomé Mitrenació en Buenos Aires el 26 de junio de 1821. Sus primeros estudios los realizó entre Buenos Aires y Carmen de Patagones. A los 14 años, Mitre comienza a trabajar en una de las estancias de Rosas, “El rincón de López”. Un año después ya había escrito su primera colección de poesías. Cuando comenzaron las persecuciones del rosismo, emigra junto a su familia a Montevideo. Allí conocerá a Delfina de Vedia, quien se convertirá en su esposa.

En Montevideo inició su carrera militar pero sin abandonar su pasión por las letras, expresada a través de sus notas en los periódicos El iniciador y El Nacional entre los años 1838 y 1839. Allí fundó el diario antirrosista ‘La Época.

Tras el golpe de estado que derrocó a Ballivián, Mitre tuvo que exiliarse a Perú y después a Chile, donde residirá hasta 1851.

Tras el triunfo de Caseros, en 1852, fundó Los Debates, diario desde el que fijaría su postura en defensa de los intereses porteños. Posteriormente, en 1855, es elegido presidente de la legislatura bonaerense y funda el instituto Histórico y geográfico.

En 1857, publicó la primera edición de su Historia del General Belgrano. En 1869 compra el diario ‘La Nación Argentina’, fundado por Juan María Gutiérrez en 1862, y lo convirtió en ‘La Nación’, cuyo primer número salió a la calle el 4 de enero de 1870 con una tirada de mil ejemplares.

Mitre influyó decisivamente a través de su prestigio político y de su diario en los gobiernos que se sucedieron entre 1890 y 1906.

En 1901, al cumplir 80 años, fue objeto de grandes homenajes y festejos. Pasó sus últimos años dedicado a la dirección de La Nación y a la traducción. Falleció a los 84 años el 19 de enero de 1906.

CREACIÓN DE ‘LA NACIÓN’

El diario ‘La Nación’ fue fundado por Bartolomé Mitre el 4 de enero de 1870 sobre la base de la imprenta de ‘La Nación Argentina’ que había comprado para tener una imprenta propia y poder publicar un nuevo diario.

Para adquirir aquélla organizó el 16 de marzo de 1870 una sociedad anónima, con un capital de 800.000 pesos, divididos en 32 acciones de 25.000 pesos cada uno, siendo sus suscriptores Mitre, Ambrosio P. Lezica, Juan Agustín García, Cándido Galván, Rufino y Francisco de Elizalde, Anacarsis Lanús, Delfín Huergo, Adriano Rossi y José María Gutierrez.

De la imprenta original, ‘La Nación’ se trasladó el 26 de abril a la casa histórica donde vivía Mitre en la calle San Martín al número 208, casa que al dejar la presidencia del país le habían regalado sus amigos y admiradores. En ese solar se siguió editando el diario hasta que en 1885 fueron trasladadas las maquinarias al edificio contiguo. El 13 de octubre de 1879 los accionistas fundadores de La Nación ante escribano público dieron por terminada la sociedad y cedieron su activo y pasivo a Mitre, quien lo aceptó de inmediato.

El 15 de abril de 1909, tres años después de su muerte, sus herederos decidieron constituir una sociedad anónima, la que fue formada por los hijos aún vivos del general y los nietos sucesores de los otros hijos ya fallecidos.

LOS PRIMEROS DIRECTORES 

La información de los diferentes directores que han pasado por el diario ‘La Nación’, la hemos obtenido del sitio web www.museomitre.gob.ar/ , el cual ofrece una amplia documentación sobre el tema. Por nuestra parte, hemos realizado un resumen de los primeros directores del diario.

Desde que Mitre le dio vida el 4 de enero de 1870, ‘La Nación’ ha tenido varias direcciones. Bartolomé Mitre fue su primer director pero, clausurado el periódico a raíz de la revolución de 1874, volvió a aparecer en marzo de 1875 con Juan Antonio Ojeda como director del diario (1875-1882). Ojeda supo manejar el diario con destreza, sorteando las dificultades y manteniendo la herencia que se le había confiado.

El hijo del general, Bartolomé Mitre y Vedia, estuvo al frente de la dirección de 1882 a 1893. Hizo caso del consejo de su padre y dio al periódico una fisonomía más acorde con su época, agilizando el estilo y dinamizando los editoriales. Aunque a veces su hermano Emilio lo reemplazaba transitoriamente (de 1894 a 1909), solo la muerte logró quitarlo de la dirección del diario.

En diversas ocasiones, más en especial cuando Emilio viajaba por negocios dos periodistas actuaban como directores interinos de ‘La Nación’. Fueron José Ceppi y Julio Piquet. Ambos se incorporaron a ‘La Nación’ en su primera época y ambos llegaron a desempeñar su dirección porque se convirtieron en dos de los periodistas de mayor rangode la ciudad de Buenos Aires a fines del siglo XIX y a comienzos del siglo XX.

ORIENTACIÓN POLÍTICA 

En lo que se refiere a la orientación política y la actualidad más reciente del medio ‘La Nación’,  hemos recopilado la información de https://es.over-blog.com/ y hemos hecho un breve resumen de cada uno de los puntos.

Se lo conoce como un diario muy conservador. Ha dado espacio de expresión a la Iglesia Católica, a las Fuerzas Armadas y los productores del campo. Cabe destacar que es un diario que también permite que opinen diversas figuras argentinas que nada tengan que ver con su línea editorial. Actualmente se lo puede considerar un periódico conservador, a favor del liberalismo económico y de derecha.

LA NACIÓN EN NUESTROS DÍAS 

El diario ‘La Nación’ sigue con su formato de sábana, pero en sus hojas se puede leer sobre actualidad, deportes, espectáculo, policiales, últimas carteleras de cine y diversos temas que componen su agenda diaria.

A su vez, para estar informado en tiempo real, tiene su portal web Diario la nación.com. En ella encontramos noticias argentinas al instante, en tiempo real. Su formato es vistoso, ordenado y muy dinámico, lo que permite comprender la noticia que se está leyendo. El formato web que posee es comprensible para toda persona de habla hispana. El diario ‘La nación’ junto con el ‘Grupo Clarín’, son accionistas mayoritarios de ‘Papel Prensa S.A.’ Esta última es la única compañía productora de papel en Argentina. ‘La Nación’ tiene una tirada aproximada de 160 mil ejemplares de lunes a sábados y los domingos de 250 mil.

A sus 140 años, la Nación, sigue siendo uno de los diarios más reconocidos de la República Argentina.

Historia y tipología del cibermedio en The Times

Actualmente, The Times cuenta con 153.000 suscriptores digitales, junto con los 207.000 lectores de la versión impresa. Los periódicos de Rupert Murdoch, The Times y The Sun, fueron de los primeros en 2010 en cobrar por sus contenidos digitales para paliar la caída de las ventas del formato papel.

Concretamente, The Times en su versión digital introdujo la suscripción por pago para sus contenidos en internet en julio de 2010. Su página web ya llevaba varios años activa, pero este fue el momento en el que la empresa comenzó a beneficiarse económicamente de sus contenidos digitales.

Tres años después, en octubre de 2013, la suscripción digital ya había alcanzado los 150.000 suscriptores. Además, el crecimiento de esta apuesta por el pago de los contenidos de su página web ha sido importante: por ejemplo, entre 2012 y 2013 hubo un aumento del 20% en el número de suscriptores digitales.

Como ocurre con cualquier medio, cuando se pasa de una edición gratuita a una de pago, en este caso en sus contenidos digitales, hubo muchos detractores de la idea. Sin embargo, pasados unos años después del nacimiento de la suscripción digital de pago de The Times, se ha visto que el recurso ha beneficiado tanto a la empresa como a los lectores, que de esta manera pueden acceder a contenidos exclusivos y de calidad del medio.

historia

La imagen muestra los ingresos de The Times desde junio de 2010 –mes anterior a la entrada de la suscripción digital- hasta marzo de 2013. Los ingresos se han mantenido o incluso han aumentado desde entonces, aunque la gran diferencia es que la compra casual de la edición impresa se ha reducido casi un 25% en favor de la suscripción digital, que ha tenido un auge insólito en estos 3 años. La suscripción a la edición impresa se ha mantenido casi intacta durante estos años.

A pesar de conseguir beneficios a través de la suscripción digital, muchos expertos creen que actualmente esa no es la solución para paliar los problemas económicos de The Times. Sin embargo, los mandamases del medio británico piensas lo contrario, y lo argumentan mediante los resultados que han obtenido con los contenidos digitales de pago desde su creación hasta la actualidad.

En definitiva, la idea ha logrado sorprender a escépticos y convencer a sus detractores durante este tiempo, y The Times sigue empeñado en mejorar sus contenidos digitales y lograr más beneficios mediante la suscripción digital. Veremos si, a pesar de todo, logran subsanar las graves pérdidas que le provoca la edición impresa.

La versión destinada a los quioscos del diario londinense es la punta de lanza de una apuesta digital diaria, muy diferente de los incipientes ciberperiódicos de nuevo siglo (aquellos que nacen exclusivamente en internet), desarrollada bajo el diseño de una página web dinámica creada ad hoc para acompañar el envite de las ventas en papel.

Historia y tipología del cibermedio Wired

Historia

La revista Wired surgió en 1993 y rápidamente fue seguida por un sitio web complementario Hotwired que fue la primera revista comercial online lanzada el 27 de octubre de 1994. Aunque era parte de Wired Ventures era una entidad separada de la versión impresa y contaba con material original.

Hotwired se expandió a docenas de sitios web entre los que destacan Webmonkey, HotBot y Suck.com. Todas estas páginas que formaban Wired Digital fueron gestionadas por Lycos independientemente de la edición impresa hasta que en 2006 se lo comprase Advance Publications, que le asignó a su filial Condé Nast Publications, editorial con sede en Nueva York. De ese modo las websites serían gestionadas por la misma compañía encargada de publicar la revista.

Tipología

Para analizar la tipología de Wired nos guiaremos de lo escrito por Díaz Noci y Salaverría en Manual de Redacción Ciberperiodística (2003). Esta revista podría considerarse un cibermedio porque cumple la tarea principal de crear contenidos informativos, siguiendo unos criterios periodísticos sin dejar de lado las características del lenguaje en la red.

A pesar de que la revista se publica con una periodicidad mensual, en su vertiente digital se puede observar que se actualiza a diario con distintos tipos de informaciones. Cumple con todas las funciones del formato físico con las innovaciones que Internet proporciona tales como la hipertextualidad y la multimedialidad, entre otros. Dado estas circunstancias podemos decir que en su formato web es un diario, no así en su formato impreso.

La primera vez que Wired apareció en Internet fue bajo el dominio HotWired.com pero publicaba material original y no era un simple volcado de los contenidos de la revista. En ese caso podríamos haber dicho que se trataba de un nativo digital ya que había nacido como una edición digital. Más tarde, cuando pasó a manos de la misma compañía encargada de la edición impresa, el sitio web de la revista Wired.com trabajaba con los mismos contenidos que el formato físico. En este caso, se trata de un cibermedio inmigrante digital, vinculado con la revista en papel.

Puede destacarse que Wired es un cibermedio que podríamos caracterizar de carácter masivo y que sigue las mismas dinámicas que el medio escrito, haciendo eco de una profesionalidad, pero recurriendo a las nuevas posibilidades que ofrece Internet, como la interactividad, la convergencia de diferentes formatos (multimedialidad) o el uso de hipertexto.

Historia y tipología del cibermedio- Emol

El Mercurio de Chile cuenta con una edición en papel y otra digital.

Según la página web Scielo, la edición en papel de El Mercurio de Chile se funda el día 1 de junio de 1900 con ciertos atisbos modernizadores. Con la muerte de Agustín Adwards Ross en 1898 será su hijo Agustín Edwards Mac Clure quien hereda la gran fortuna con 19 años. Adquirió El Mercurio de Valparaíso en el año 1827 y La época de Santiago.

Edwards Mac Clure tenía muchas participaciones en empresas y sobre todo en la industria editorial. Es por esto por lo que no sólo tenía la edición capitalina de El Mercurio sino que también fundó un diario llamado Las Ultimas Noticias de El Mercurio (vespertino en 1902) y otras publicaciones como Zig-Zag.

Al principio, el Mercurio no era muy distinto a otros medios. Salía a la venta en horario vespertino para no chocar con diarios matutinos como El Ferrocarril, uno de los más influyentes. Durante los dos años iniciales del periódico se pueden apreciar dos fases: en la primera se afianza con unos diez mil ejemplares diarios. La segunda corresponde a octubre de 1901 en el que la tirada descendió. Uno de los motivos que se dieron para explicar esta baja fue la aparición de El Diario Ilustrado en Santiago y que el diario vespertino La Tarde comenzó a tomarle la delantera saliendo antes a la calle.

La solución era invertir e innovar. Entre estos cambios había: la aparición de un edificio para el periódico. Junto con sus colaboradores emprendió una reorganización de la empresa para conseguir un diario moderno en el que se ofrecía al cliente el poder publicar sus avisos sin tener que pagar y aumentó el número de páginas, ya que antes eran solo seis. El estilo era más objetivo.

Con la llegada de innovaciones tecnológicas en 1868 se hicieron con una nueva prensa rotativa.

Pero lo que aquí acontece contar es el periódico digital. Hay dos páginas: en una primera, El Mercurio, aparecen las páginas tal cual del periódico como imágenes, pero en un paso modernizador y para acercarse más al diseño de otros diarios digitales surge el Emol (El Mercurio On Line).

Nació en el año 1990 y aunque al principio los temas de los que trataban eran información económica y de interés para empresas, nueve años más tarde se convirtió en un portal informativo. Actualmente es uno de los portales de noticias que más visitas recibe en Chile, según Wikipedia.

Ha recibido premios, como por ejemplo uno de los más prestigiosos del mundo, el Malofiej en el año 2008 gracias al reportaje multimedia llamado “Carrera espacial 50 años” que logró la medalla de bronce en los premios Malofiej. Lo cuenta el Emol en un artículo de su página. El reportaje trata sobre la competencia durante los años de la Guerra Fría de EEUU y URSS y su puesta en escena implicó principalmente la utilización de programas como Flash, la base para el trabajo multimedia.

Agustín Edwards ha estado al mano de esta publicación hasta el mes de abril ya que, según contaba la  BBC en una noticias fechada en el 2015 de su edición digital, el Tribunal de Ética y Disciplina de Santiago del Colegio de Periodistas expulsó a Agustín Edwards, dueño del periódico El Mercurio, tras una investigación según la cual habría recibido dinero por parte de la CIA contra el gobierno de Salvador Allende con la intención de boicotear y desestabilizar al gobierno.

Durante las investigaciones en octubre de 2013 este negó tener cualquier tipo de relación con la CIA.

Otro de los motivos de su expulsión según recoge Radio UChile fue que dos jóvenes fueron acusados de actos violentos durante la visita del Papa a Chile. El director mandó a una periodista hacer unas fotos para la información sin verificar su veracidad.

En cuanto a la tipología, la página del Emol es dinámica y está hecha ad hoc para la página. Por otra parte es un medio digital ya que también existe en formato papel. De hecho, en la versión antigua de El Mercurio podemos ver fotografías de las páginas íntegras del formato en papel.

 

HISTORÍA Y TIPOLOGÍA DE THE NEW YORKER

The New Yorker nació el 21 de febrero de 1925, fundado por Harold Ross y su esposa Jane Grant, periodista de New York Times. Ross quería implantar una revista de humor sofisticado diferente de las publicaciones con las que había trabajado. La revista, que comenzó con una tirada semanal, destaca por sus editoriales y por los perfiles de personas notorias, como Ernerst Hemingway. Además, hacía una lista de eventos culturales y de entretenimiento de Nueva York. Actualmente cuenta con una tirada de 1062310 ejemplares.

Desde finales de los 90 se comenzó a utilizar internet para la publicación de material actual de la época y archivado. En la web se mantienen publicaciones de la revista en papel y además se puede visualizar material exclusivo digital. Los suscriptores además de tener acceso a la edición de la línea completa actual, también disponen de números atrasados.

El 6 de octubre de 2014 la edición digital de la revista The New Yorker sacó a la luz su primera portada en movimiento “GIF”, la cual recibió muy buenas críticas.

Su sistema de suscripción ofrecía el contenido de manera gratuita durante los primeros cuatro meses. A partir de entonces seguían un sistema similar al “The New York Times”, el “paywall”, que comenzaba a cobrar un dólar semanal a partir del séptimo artículo leído.

En 1985 la revista cambió de propiedad y fue adquirido por Samuel Newhouse uniéndose a su gran imperio mediático.

La política de la revista históricamente ha seguido una línea próxima a lo liberal, sin embargo, desde principios del siglo XXI también se pudieron visionar críticas de la revista hacia está orientación política, como por ejemplo cuando George Bush estaba en el poder.

A pesar de su título, la revista se visiona de costa a costa de los Estados Unidos, superando el 50% de su circulación en la mayoría de las áreas metropolitanas del país americano.

Según Mediamark Research la edad media para los lectores en el año 2009 fue de 47 años, es decir que ha ido ascendiendo poco a poco, ya que en los 80 la media era de 43 y en los 90 de 46 años.

En el año 2013 la revista obtuvo el mayor beneficio de las últimas décadas, acumulando más de un millón de suscriptores en la edición de papel y unos doce millones de usuarios en la edición digital.

En cuanto a la tipología, The New Yorker es una página dinámica, ya que sus contenidos se pueden actualizar desde distintos lugares. Además, se trata de un medio digital, porque cuando nació solo tenía edición de papel, creándose posteriormente la web digital. También podemos añadir que se trata de una página Ad Hoc, ya que no utiliza ningún gestor de contenidos determinado.