La multimedialidad en The Guardian

The Guardian se vale de múltiples elementos multimedia, ya que utiliza texto, lógicamente, además de fotos y vídeos. Al ser un periódico con versión digital, necesita valerse de elementos multimedia ya que el uso de únicamente el texto resultaría muy monótono y no llamaría apenas la atención.

En cuanto a la integración orgánica y yuxtaposición de elementos, depende un poco de qué noticia se divise. Podemos ejemplificar claramente esto con el reciente atentado en París, puesto que, en una noticia general sobre los hechos, se explica lo que ocurre pero se ofrece, adicionalmente, un video recabado de “Le Monde” donde se ve el terror de la gente corriendo por las calles e intentando meterse a cualquier casa. En ese caso la información ya estaba dada, pero el vídeo se introduce para observar lo que resulta casi imposible explicar objetivamente con palabras, por tanto está integrado orgánicamente.THE GUARDIAN 1.png

Por su parte, otra noticia relativa al mismo tema explica de nuevo la centena de muertos y el atentado en general, acompañando la noticia con un mapa del centro parisino donde se marcan puntos en color rojizo indicando cuáles han sido las zonas afectadas por el atentado. En ese caso es posible que sea una yuxtaposición de elementos, ya que durante la 620noticia explicada ya se dejaba claro cuáles eran los epicentros del atentado, sin tener que repetir la información de forma visual. Sin embargo, no es una mala opción, ya que muchos de los lectores, sobre todo de una noticia tan nombrada, ya conocen lo ocurrido, por lo que pretenden ampliar la información con la que ya contaban de la forma más rápida y sin tener que leer todo el texto, por lo que ver una imagen siempre ayuda a conocer más sobre el tema.

Esta yuxtaposición de elementos puede generar ruido para el receptor, ya que, en ocasiones, se coloca una foto en un tamaño demasiado grande, abarcando una buena parte de la página e interrumpiendo la lectura, de modo que se te quitan las ganas de seguir leyendo.

En lo relativo a los nuevos géneros se puede ver la presencia de un blog dentro del periódico, su nombre es “Crossword blog” y es siempre escrito por Alan Connor. Resulta muy difícil, sin entender bien el inglés, saber cómo funciona exactamente ese blog pero se trata de resolver crípticos culturales y hablar sobre ese tema. Así, el público puede interactuar hablando de los temas que allí se traten e intentando resolver el acertijo propuesto. De forma más personal, uno de los post que nos hemos atrevido a intentar traducir un post que hablaba sobre un personaje político, donde se da pistas al lector e intenta averiguar de quién se habla. Se crean unos 3 o 4 por mes, normalmente con las mismas “subsecciones” encabezadas con “the news in clues” o “latter patter”, entre otras. En ellas se da más o menos una información parecida, pero lógicamente distinta de cada personaje. Cuentan con múltiples comentarios de la gente debatiendo, creando un feedback entre el periódico y los receptores. Es así como una sección de un crucigrama en un periódico en formato papel, solo que aquí el lector puede responder e interactuar con otros lectores además de con el medio, que contesta si aciertan o si van muy desencaminados.

the guardian.png

Por otro lado se encuentra John Halpern y encontrándonos con el mismo hándicap del idioma, entendemos que escribe acertijos dentro del periódico con la idea de que la gente los resuelva, teniendo, a su vez, un blog propio paralelo a The Guardian http://www.cryptica.co.uk/

the guardian3.png

Finalmente, se puede decir que también se cuenta con el nuevo género llamado encuesta. Que siempre ha existido pero que ahora es un género periodístico más. Así la gente expresa a partir de un sondeo lo que piensa acerca de diferentes temas. Uno de los últimos tratados en el diario británico hablaba de las elecciones catalanas. También es destacable otro sobre las votaciones londinenses. Esto también ofrece un feedback al medio, ya que el propone una pregunta y los lectores responden, tienen la oportunidad de opinar hablando directamente al periódico.

En lo que respecta a estos nuevos géneros, no hay duda de que son cambios, mejoras, de los medios, dejándonos opinar y tener un feedback, pero llamarlo “géneros” quizá es un poco exagerado, ya que aunque hacen evolucionar los medios notablemente, no tienen la misma capacidad de informar que, por ejemplo, una columna. En nuestra opinión no aportan información tal cual, sino que complementan y ayudan a mejorar la que ya se tiene.

Anuncios

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (1/3)

géneros informativos. Lamono magazine

La sociedad cambia. Lo hace continuamente y, cada vez, con mayor rapidez. Internet y todo lo que engloba se perfila en este proceso como causa y consecuencia. Para acercarnos a esta dicotomía y lograr comprenderla, la acotaremos al ámbito de los géneros periodísticos. Ramón Salaverría y Rafael Cores (2005) los definen como las «respuestas culturales a demandas sociales surgidas en un contexto histórico determinado», a lo que añaden que «su aparición, por tanto, no es gratuita: los géneros nacen siempre de la necesidad de satisfacer una función social». Es decir, tenemos un escenario con dos grupos de actores: el que propicia este cambio social y el que sufre sus consecuencias. Internet, como elemento destacado del desarrollo de las TICs, juega un papel fundamental en la transformación social del siglo XXI. La ha fomentado y, sobre todo, acelerado, hasta situarla en un marco de desarrollo exponencial.  El segundo grupo conforma una especie de sujeto pasivo que experimenta las consecuencias de esta transformación. Este se extiende, en realidad, a todos los ámbitos de la actuación humana, puesto que las TICs han alterado –en diferente grado dependiendo del lugar- todas sus dimensiones: desde las actividades corrientes y diarias, como comprar, realizar diversas gestiones o comunicarse,  hasta las propias relaciones personales. También, por tanto, el Periodismo; surgiendo nuevas formas nacidas en la World Wide Web que aún se siguen perfilando y concretando.

No solo se transforman los géneros, sino que también surgen otros nuevos. José Francisco Sánchez y Fernando López Pan (1998) afirman que «toda nueva actividad social conlleva indefectiblemente el nacimiento de unos géneros específicos». Algo lógico si pensamos en todos las oportunidades de la Red –multimedialidad, hipertextualidad, interactividad– de las que no podemos disfrutar en los medios tradicionales. También en ello influye la forma de consumo, diferente en cada uno, y la ya mencionada transformación social, que genera unas necesidades diferentes a las de estructuras anteriores.

A pesar de que ya hace algunos años del comienzo de la utilización de Internet en el Periodismo, no todos los medios aprovechan esas posibilidades que brinda y que ya hemos mencionado. El Ciberperiodismo –y, por tanto, la utilización y desarrollo de los géneros- se encuentra aún en un proceso de prueba y error en el que podemos diferenciar varios niveles. Para Salaverría y Cores (2005), coexisten cuatro fases:

  1. Repetición. Corresponde, como su propio nombre indica, a la mera reproducción de los géneros y formatos textuales del Periodismo tradicional. Muchos de los medios con presencia en Internet aún hoy vuelcan los contenidos de su versión impresa en la web. También hay que tener en cuenta aquí que cuanto más modestos sean, menos capacidad tendrán para fabricar diferentes informaciones para sus distintas plataformas. Aunque no hay que perder de vista que, para que se dé esta situación, no hace falta que se repitan los contenidos de otros medios impresos o audiovisuales, es suficiente con que lo hagan sus géneros.
  2. Enriquecimiento. Según Salaverría y Cores (2005), este estadio hace referencia al momento en que «el género, aun respetando el canon formal de su género correspondiente en el medio impreso o audiovisual, incorpora posibilidades hipertextuales, multimedia y/o interactivas». Es decir, correspondería a aquellas informaciones que agregan al modelo tradicional alguna nota multimedia, hipertextual o interactiva.
  3. Renovación. Se reconfiguran íntegramente los géneros tradicionales disfrutando de las nuevas posibilidades que ofrece el ciberespacio. Es un género enriquecido que da un paso más. En esta fase, hipertextualidad, multimedialidad e interactividad son indisociables del género periodístico.
  4. Innovación. Se da en el momento en que, sin partir de géneros preexistentes, se crean otros nuevos. Eso sí, pueden presentar, a su vez, rasgos propios de los medios tradicionales, de uno o de varios.

En el caso de los medios de comunicación españoles, encontramos gran variedad: desde aquellos que siguen participando del mero volcado de contenidos hasta los que introducen géneros nuevos. Por lo general, sobre todo en las ediciones digitales de medios preexistentes, ofrecen un contenido enriquecido con géneros creados ex profeso para Internet, como los weblogs, que son muy habituales.

El grado de imbricación con las posibilidades de la World Wide Web no es una ciencia exacta: cada medio de comunicación presenta una características propias que hacen necesario un análisis personalizado y pormenorizado. Nosotras nos centraremos en los géneros de Lamono Magazine siguiendo la clasificación defendida por Salaverría y Cores (2005).


Géneros informativos

La labor fundamental de este tipo de géneros es la transmisión de información de forma clara, concisa y desapasionada, aunque, como en cualquier tipo de proceso comunicativo, la labor interpretativa y el criterio de selección del periodista juegan un papel fundamental.

La noticia

La noticia, como género informativo por excelencia, puebla la mayor proporción de espacio en la Red en lo que a medios de comunicación se refiere. Un estudio realizado por Ramón Salaverría y Rafael Cores en 2003 revelaba que las ediciones digitales de El Mundo, El País y La Vanguardia reservaban un 75% de sus líneas a las noticias. En cuanto a las portadas, sumaban un 42%.

Los medios que tienen una versión impresa, suelen apoyarse en esta a la hora de redactar sus noticias para la web. El grado de elaboración específica para la plataforma digital varía en las diferentes publicaciones: pueden realizar un volcado de los textos impresos, tomarlos como base o complementarlos con las posibilidades que ofrece el entorno digital –en diferente medida- o elaborar nuevas informaciones.

En la actualidad, hay algunos rasgos principales de la noticia tradicional que se mantienen en la escritura digital y algunos aspectos que se han añadido, precipitados por las propias singularidades de la web. Veámoslo en un caso concreto.

“mind the step te invitan a su concierto” 

Noticia en Lamono

Noticia en Lamono

Características del Periodismo tradicional:

    • Título informativo. Esta noticia cumple el requisito de la brevedad, aunque no aporta todos los datos necesarios para comprender la información. Nos ofrece el “quién” (Mind the step) y el “qué” (te invitan a su concierto), pero queda algo cojo a no ofrecer datos tan relevantes como la fecha o el lugar de la actuación, ¿o es que es el único concierto que van a dar como grupo en lo que resta de su carrera? Nos ha llamado poderosamente la atención que todas las letras de los titulares son minúsculas. Nos hemos supuesto que se debe a criterios estéticos y a una correlación con el carácter rompedor de la publicación en cuanto a los temas elegidos; aunque, como hemos indicado, no son más que meras suposiciones.
    • Entrada de sumario. Encontramos unas líneas que se corresponden con el inicio del texto íntegro. En el caso de esta noticia, completa el titular con información como el día del concierto (30 de noviembre) y el lugar (Sala Apolo), pero sigue quedando cojo. Al ofrecer solo un aperitivo, puede inducir al lector a pinchar en el enlace, pero creemos que es mejor que o bien ofrecieran un párrafo completo o bien redactaran un sumario específico.
Noticia en Lamono

Noticia en Lamono

  • Pirámide invertida. Solo encontramos un único párrafo en la noticia. A pesar de ello, en su desarrollo, la información sí se presenta de forma decreciente: primero ofrece los datos del concierto para continuar con otros sobre el grupo y su nuevo disco y finalizar con un link a su cuenta de Spotify y un videoclip. Tenemos que apuntar, también, que los datos básicos de la noticia (concierto, grupos, fecha, lugar y precio) aparecen tras el párrafo informativo destacados en negrita a modo de resumen.
  • Estilo impersonal. Este requisito no lo cumple en absoluto, utiliza un lenguaje coloquial con carga valorativa. De ello dan cuenta expresiones como “lo está petando”, “sin tener que pagar un duro”, “música libre de espíritu” o “ritmos contundentes que te envolverán en una agradable bruma dominguera”.

Características propias del Ciberperiodismo:

  • Título-enlace. En efecto, el titular de la noticia, que aparece en la página de portada, es el anclaje hipertextual. Haciendo click en él llegamos al texto íntegro.
  • Título con palabras clave. Aparece el nombre del grupo y la palabra “concierto”. Da, en efecto, algunas pistas a los buscadores aunque consideramos que debería ser más específico. Para ello, podría incluir términos como: “Apolo”, “Madrid”, “noviembre” o “gratis”.
  • Datación exhaustiva. Solo aparece una fecha de edición, en la que no se especifica la hora ni las actualizaciones. En el texto indica el día y el mes de la actuación; debería incluir también el año. En cuanto a la hora del bolo, no indica el meridiano. Esto puede parecer innecesario conociendo el lugar de actuación, pero hay que recalcar que en ningún momento apunta la ciudad ni el país, solamente habla de “la [2] de Apolo”.
  • Párrafo de enganche o teaser. Ya hemos analizado este aspecto en el punto 1.2.
  • Enlaces documentales. Encontramos dos enlaces integrados en el texto, ambos externos (macronavegación): uno remite al sitio web del grupo y el otro, a su cuenta en Spotify. Desde el reproductor de vídeos de Youtube, puede accederse al visionado del clip en ese portal. Este escaso uso del hipertexto se nos hace insuficiente. Creemos que sería útil que ofreciera la posibilidad de llegar al sitio web de la Sala Apolo, si existiera un portal de venta de entradas (en ningún momento especifica si es necesario solicitar pase o no), también, informaciones sobre su nuevo disco o un hipervínculo a la web del conjunto con el que comparte tablas, Albufera. Además podría enlazar con una página en la que se recogieran todas las informaciones que han redactado sobre el grupo, lo que favorecería la micronavegación y aumentaría el tiempo de permanencia en Lamono. Sí se puede acceder, en cambio, a las categorías en que está archivada la noticia así como a posts relacionados (aunque solamente es uno y no tiene que ver con el grupo) y tiene un sistema de etiquetas (aunque poco visible por su posición –justo antes de los comentarios- y tamaño). Los enlaces se diferencian del resto de texto por su color, el rojo (misma tonalidad hayas pinchado o no en el hipervínculo).
Enlaces en la noticia en Lamono

Uso del hipertexto

Escritura digital:

Utiliza un tono más coloquial que la prensa impresa. Las frases, en algunas ocasiones, se exceden en tamaño. También el párrafo, que, además, se presenta en solitario. Sería más útil y apropiado desgajar los diferentes temas que trata la noticia en varios párrafos. Además, evita el uso de negritas para resaltar los datos más importantes; las relega al título y a ese “plus” del que hemos hablado anteriormente en el que da los datos básicos del concierto. En este sentido, el contraste entre el párrafo y esta información hace que resalte la segunda (y ayuda a Google a enlazar), aunque también pude confundirse con el título del vídeo o una referencia a este. Las referencias temporales y espaciales, como ya se ha apuntado, son insuficientes e inexactas. La legibilidad es buena tanto por colores (letra negra sobre fondo blanco) como por la elección de la justificación izquierda (o bandera derecha), que en la Web ayuda a que el ojo descanse.

Otros puntos a tener en cuenta son la posibilidad que ofrece de enlazar con las redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram y Tumblr), de suscribirse a su newsletter y de seguir la actividad de la publicación en Disqus, el aprovechamiento de la multimedialidad (con el vídeo de Youtube) y la opción de los comentarios.

Finalizamos indicando que estas noticias no aparecen en la publicación impresa. Se presentan a modo de píldoras informativas que dotan de actualidad el sitio web.

La infografía

Si hay una variedad que demuestra el desfase de la aplicación de los géneros tradicionales al ciberespacio es la infografía. En los medios de comunicación “analógicos” se emplea como recurso para acompañar y complementar otras informaciones, pero nunca de forma aislada. La Red la ha erigido como un género en sí mismo que se beneficia de la multimedialidad, de la interactividad y del hipertexto. Nace, de este modo, la infografía interactiva o multimedia.

Lamono Magazine no se ha sumado a esta tendencia (al menos, en todos los artículos que hemos consultado). Nos ha resultado curioso al ser una revista con una temática bastante novedosa. Consideramos que un correcto aprovechamiento de este género sería muy beneficioso para el sitio web.

El único elemento que podríamos relacionar con este género lo encontramos en los carteles que en ocasiones se ofrecen como complemento a determinadas informaciones, como exposiciones, festivales o conciertos. No es infografía como tal ni está elaborada por la revista ni aprovecha las posibilidades de Internet, pero es lo más aproximado que hemos encontrado.

Datos en bruto

Con los datos en bruto ocurre algo similar al caso de la infografía: ya eran utilizados en los periódicos impresos, pero se dedicaban en la mayoría de ocasiones a completar la información que ofrecían otros géneros periodísticos. En el mundo virtual, por el contrario, alcanzan la categoría de género o, al menos, de subgénero.

Lo hacen avalados por su capacidad para suministrar información clara, precisa y actual. Toman forma como textos acabados que ofrecen la posibilidad de adaptarse a las preferencias del lector. Existen varios niveles de estructuración.

Como en el asunto infográfico, en el medio analizado no los encontramos reflejados.

En ambos casos lo achacamos a la propia naturaleza de la publicación, que, si bien ofrece textos informativos y contenidos de actualidad, adquiere una forma y trata unos temas muy poco susceptibles de ser abordados mediante este género. Por supuesto, datos sobre determinados movimientos artísticos o el estudio de casos concretos podrían presentarse así, pero, por ahora, los transmiten de otras maneras.

 


 Descubra más sobre los géneros en:

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (2/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (3/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (2/3)

géneros interpretativos y dialógicos. Lamono magazine

Géneros interpretativos

Como ya hemos explicado con anterioridad, la frontera entre la interpretación y la información es muy difusa. Cualquier actividad informativa conlleva cierto grado –en unas ocasiones mayor; en otras, menor- de apreciación personal, aunque sea en la mera elección de los temas o en la forma de estructurarlos. En Internet, la línea divisoria se vuelve aún más fina.

Los géneros interpretativos tienen como objetivo situar la información en un contexto y relacionarla con diferentes elementos de su entorno.

El reportaje

El reportaje contextualiza la información y la pone en relación con múltiples elementos. Para ello, ya en papel hace uso de una gran variedad de recursos, tanto narrativos como gráficos. Lo que, extrapolado a la web, lo convierte en el género enriquecido por excelencia y el más proclive a aprovechar las posibilidades del ciberespacio. Por ello, en el caso que vamos a analizar, estructuraremos el estudio en tres bloques, correspondientes a cada una de ellas.

A la hora de analizar el reportaje en Lamono, lo primero que se debe notar es que no trata este género de la forma a la que estamos acostumbrados en otros cibermedios. De hecho, sus textos suelen ser poco más largos que los de las noticias y el uso del hipertexto y del lenguaje es similar. Sí se diferencian en el uso del material gráfico: los reportajes están ilustrados por un gran número de fotografías. Aquí, la hibridación es muy alta.

“expo: blue series by jules julien”

Hipertextualidad:

Reportaje en Lamono

Reportaje en Lamono

Reportaje 2

Reportaje en Lamono

Reportaje 3

Reportaje en Lamono

Reportaje 4

Reportaje en Lamono

Reportaje 5

Reportaje en Lamono

El reportaje presenta enlaces documentales, aunque escasos en número (siguiendo la tónica general del sitio web). En concreto, aporta dos: uno la web del artista y el otro, a los textos de la publicación con la etiqueta “Espai Tactel”, la galería valenciana donde se expone la obra del autor francés. Tenemos, por tanto, un enlace externo y otro interno; macro y micronavegación. El primero de ellos podría considerarse, a su vez, un documento íntegro, pues el nodo al que nos transporta ofrece la totalidad de la obra de la que se nos habla en el texto. El segundo, que, como ya hemos apuntado, se trata de una etiqueta o tag, no nos convence demasiado. Quizás sería más útil enlazar con la web de la propia galería y delegar ese enlace interno a la etiqueta que ya se nos ofrece al final del reportaje. ¿Para qué ofrecer el mismo enlace dos veces? Quizá sería mejor enriquecer el texto con otros hipervínculos que ampliaran y complementaran la información.

Los anclajes están tanto dentro del propio texto (los desarrollados en el párrafo anterior) como exentos al mismo (el caso de las dos etiquetas: “espai tactel” y “jules julien”).

En el reportaje no se utiliza fragmentación hipertextual.

Multimedialidad:

La clausula de las galerías y secuencias fotográficas la cumple sin duda. De hecho, esta es la principal diferencia entre los reportajes y las noticias (como hemos señalado antes, el resto de elementos son muy parecidos). No se ofrece una opción exenta al texto, sino que aparecen integradas: una fotografía lo encabeza y el resto se disponen tras él. Nosotras no hemos notado ralentización en el tiempo de carga de la página, aunque quizá desde otros terminales sí se acuse.

En cuanto a la infografía, como ya se ha señalado en el apartado correspondiente, no hemos encontrado material elaborado ex profeso como complemento a las líneas. Lo que sí se aporta en ocasiones –como en esta- son carteles informativos acerca de las actividades. En este caso, aporta información acerca del lugar y fecha donde se realiza la exposición, el nombre del artista, una pequeña sinopsis, datos de contacto y sponsors. Este material no es multimedia ni ofrece posibilidades de interacción.

Este reportaje no ofrece información en forma de audio ni de vídeo. En otros casos, sí se facilitan vídeos de Youtube.

Interactividad:

No se ofrece el email del autor ya que los artículos de Lamono no tienen firma personal, todos aparecen bajo la rúbrica genérica de la revista. A pesar de ello, se puede interactuar con la publicación vía redes sociales: compartir en Twitter, Pinterest, Google+ y Facebook y dar un ‘me gusta’ en esta última. También se nos ofrece la posibilidad de escribir comentarios y marcar como favoritos los de otros usuarios (previo acceso con una cuenta de la plataforma o de Facebook, Twitter o Google). Se hace a través de Disqus, que, a su vez, actúa a modo de foro aglutinando todos los comentarios de la web (sin estructurarlos, eso sí, en temas).

Comentarios en el reportaje

Comentarios en el reportaje

Plataforma Disqus

Plataforma Disqus

Otros aspectos:

En primer lugar, el titular sigue el mismo esquema que en el resto de informaciones. Se trata de un título-enlace: es el anclaje que conecta el adelanto informativo con la página en que se desarrolla el texto completo. En este caso, es idóneo: es breve y aporta los datos más importantes, aunque podría ser más completo. Solo emplea minúsculas.

Ofrece en el primer nodo las tres líneas iniciales del cuerpo, de modo que este gancho queda cojo. Sería más efectivo un sumario redactado expresamente para esa ubicación.

La estructura de redacción se acerca más a la piramide utilizada en literatura que a la invertida propia del Periodismo; se aleja, de todos modos, de la deimada o tumbada, la más útil, quizá, para estructurar el reportaje en el ciberespacio. Este es un aspecto coherente con su práctica de no utilizar el hipertexto para no disponer por capas las informaciones. Incluye las características líneas en negrita tras el grueso del texto de la publicación; en ellas ofrece los datos básicos de lo narrado (un binomio –negritas + palabras clave- que favorece su posicionamiento en Google).

Su estilo no es nada impersonal o imparcial, aunque esa libertad literaria tiene más margen en este género. De hecho, utiliza unos giros mucho más extrapolables al reportaje tradicional que en el caso de la noticia. Ejemplo de ello es su conclusión: “Viva el azul y su poder de reunificación, una cita imperdible”.

La datación no es exhaustiva: solo aparece una fecha de edición, en la que no se especifica la hora ni las actualizaciones.

Acabamos con la redacción: el párrafo es excesivamente largo, también lo son alguna de las frases, no señala las palabras clave del cuerpo en negrita y la legibilidad es buena.

La crónica

Si el autor importa en el Periodismo en algún momento, sin duda, es en este. Curioso es, por tanto, que las crónicas de Lamono no aparezcan siempre firmadas de forma personal. Esto puede valorarse en una doble vertiente:

  1. Negativa, puesto que en la crónica el periodista es simultáneamente autor y fuente, por tanto, es importante que el lector conozca quién le está contando la información para valorar su veracidad. También es peligroso puesto que aglutina todas las apreciaciones personales bajo el nombre “Lamono” y es muy difícil que a todas las personas que forman parte de un medio de comunicación valoren de igual modo los mismos aspectos.
  2. Positiva, ya que supone un grado de confianza en la publicación tal que no importa el nombre concreto.

Aunque, como habrá podido advertirse con ese «siempre», en algunos casos sí que se apunta la autoría. No se hace, como estamos acostumbrados, bajo el título y al lado de la fecha de publicación, sino al concluirse el texto. Esta anotación no aparece siempre y no sabemos qué criterio sigue Lamono para incluirla o no.

Atendiendo a la generalidad de la crónica, se trata de un género que converge con la noticia en la actualidad de las informaciones, pero difiere de esta en la presencia narrativa de la figura del periodista.

En cuanto a su aplicación al entorno digital, está directamente imbricada con los webolgs. Estas plataformas permiten que la voz del periodista siga manteniendo su importancia y, a la vez, facilitan la actualización de los contenidos. Otras de sus ventajas son: textos breves (más relacionados con las necesidades de la Red que con las de la crónica), orden cronológico inverso, datación exhaustiva y presencia de un título. Cada una de estas piezas no sería una crónica, pero sí lo compondría la suma de todas las entradas de la bitácora digital.

Lamono no utiliza la figura de los blogs, al menos de la forma que lo hacen otros medios digitales. Dentro de los contenidos de la web, esta práctica no tiene cabida, algo coherente con su política de firmar todos los artículos con el nombre de la revista y no con los de sus autores (aunque, como hemos visto, este aspecto aparece aclarado en ocasiones). En cambio, sí podemos considerar el sitio web un gran weblog en su conjunto. Estas son las razones que aportamos:

    • Utiliza una plantilla de WordPress, algo fácilmente constatable en su código fuente:
Código fuente

Código fuente

    • Sus textos se presentan de forma cronológicamente inversa:
Orden de los posts

Orden de los posts

  • Son textos breves que, contemplados en conjunto, forman un todo.
  • Utiliza el sistema de etiquetas.
  • Las informaciones, se engloben en el género que se engloben, tienen un estilo personal plagado de valoraciones.

A pesar de este carácter integral, podemos diferenciar determinados textos que presentan algunas características fácilmente asimilables a las de la crónica. Veamos uno de ellos.

review: CONS project x sivasdescalzo

Crónica en Lamono

Crónica en Lamono

Crónica 4

Crónica en Lamono

Crónica 5

Crónica en Lamono

Crónica 6

Crónica en Lamono

Crónica 7

Crónica en Lamono

Crónica 8

Crónica en Lamono

Crónica 9

Crónica en Lamono

Crónica 10

Crónica en Lamono

Crónica 11

Crónica en Lamono

Crónica 12

Crónica en Lamono

El primer elemento que nos indica ante qué tipo de texto estamos, aparece en el título: “review”, y nuestras sospechas se confirman nada más empezar a leer el texto con ese «El pasado sábado, nos fuimos de fiesta». A partir de ahí, cuenta el evento al que asistieron (todo lo narra en primera persona del plural) y lo que ocurrió en él –de forma bastante detallada teniendo en cuenta el tamaño del texto, pero sin profundizar demasiado).

En esta ocasión, tras el grueso del texto, aparece la firma de quien lo ha escrito. Esta anotación sirve, además, de enlace a la web de la autora, Luiza Lacava.

Firma de la crónica

Firma de la crónica

Comenzaremos analizando el titular: “review: CONS project x sivasdesclalzo”. El requisito de brevedad, lo cumple. En cuanto a su función informativa, valoramos positivamente que indique “review”, pues es un elemento que ayuda al lector a saber que va a encontrarse si decide leerlo. Incluye también el nombre del evento –“CONS project”- y la empresa que colaboraba en su organización -“silviadescalzo”-. Podría ser más completo y añadir el lugar donde se realizaba (ya que CONS project ha realizado un recorrido por lugares muy diferentes) o algunos de los artistas invitados.

Como en el resto de entradas, se trata de un título-enlace que sirve de anclaje entre el aperitivo de la noticia en su sección correspondiente y el texto íntegro.

En cuanto al teaser, sigue también el camino marcado por los géneros analizados anteriormente: se reproducen las primeras líneas del cuerpo, lo que puede ser útil o no, dependiendo de cada caso concreto. En este, no es nada esclarecedor.

Teaser de la crónica

Teaser de la crónica

En cuanto al desarrollo del texto, presenta la estructura libre propia de la crónica (comienzo y final con gancho, descripción de los hechos, autor testigo) y un estilo personal. También introduce valoraciones, quizá rozando lo opinativo («un ambiente inmejorable»), más propio de una crítica.

El párrafo es excesivamente largo para la Web; también lo son sus frases. Sería mejor estructurar la información en varios párrafos. No aparecen negritas que señalen las palabras más importantes, lo que dificulta la lectura y que los buscadores y agregadores de noticias enlacen.

La justificación y elección de los colores en letras y fondo favorecen la legibilidad.

La datación, como en el resto de ocasiones, no es exhaustiva. Solo muestra una fecha de edición, en la que no incluye hora ni lugar. No aparecen últimas actualizaciones.

En cuanto al hipertexto, no utiliza estructuración por capas. El número de enlaces sigue siendo escaso: cuatro integrados en el texto y uno en el nombre de la autora. En cuanto a los primeros, tres de ellos son externos (macronavegación): “Converse” deriva a la web de la marca, lo mismo que “silviadelgado”; “Alizzz”, a la página en Facebook del artista. El restante, se trata de un enlace interno (micronavegación) con anclaje en “CONS Project”, que conduce a una noticia de julio que informaba sobre el próximo evento, sobre el que se explica en la crónica. Por una parte, está bien porque explica en qué consiste el mismo, pero, por otra, puede generar confusión ya que es difícil que el internauta se imagine que ese link le lleve a un artículo anterior de la revista, quizá seria mejor que enlazara con la web del proyecto y que se relegara ese artículo previo a un cuadro exento con artículos recomendados. Añadiríamos, asimismo, hipervínculos a las webs del resto de artistas o a los CONS Projects ya celebrados de los que se habla. El enlace a la autora del texto nos parece muy útil, pero añadiríamos en la misma crónica su cuenta en alguna red social, para fomentar la interactividad.

Tiene, también, etiquetas. En concreto, las siguientes: “Alizzz”, “Cons project”, “Converse”, “converse cons”, “Converse Weapon”, “fiesta”, “review” y “sivasdescalzo”. La utilización de tags es muy útil, ya que no solo ofrece al lector un acervo de artículos que le pueden interesar, sino que, además, favorece la micronavegación y aumenta el tiempo de estancia en el sitio. Por ello, añadiríamos etiquetas, también, a los artistas que participaron en el evento (al ser desconocidos para el gran público, es más difícil hacerles un seguimiento mediático y webs como estas son muy útiles para sus seguidores).

Ofrece, asimismo, un cuadro exento con “Posts relacionados”, aunque solo enlaza a dos de ellos.

En cuanto a interactividad, ofrece la posibilidad de enlazar con sus cuentas en redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram y Tumblr), compartir el contenido en ellas, suscribirse a su newsletter y comentar con la ya comentada plataforma Disqus.

Acabamos con la mutimedialidad: no acoge vídeos ni audios, pero sí integra una cantidad de fotografías del evento, que, además, no ralentizan el tiempo de carga (al menos desde nuestro dispositivo). Sería bueno, de todos modos, que incluyera galerías fotográficas.


Géneros dialógicos

Los géneros dialógicos son aquellos que tienen como base la conversación (escrita u oral) entre dos o más personas, se produzca esta de forma síncrona o asíncrona. En el medio digital, está cobrando mayor protagonismo el lector, lo que ha generado ciertos cambios en el lenguaje y los está encumbrando al papel de género propio, pues en el Periodismo tradicional en muchas ocasiones servían de apoyo de otras noticias.

Entrevista

La entrevista, género dialógico por excelencia, también tiene su hueco en Internet. Además de la versión tradicional -en la que un periodista conversa con un personaje conocido para, posteriormente, colgar el resultado final en la Red-, han surgido nuevos tipos. Es el caso de la entrevista con los lectores o charla con los usuarios. En ella, los cibernautas mandan sus preguntas, que constituirán el corpus del encuentro. Puede realizarse de forma simultánea o asíncrona y la labor del periodista es hacer una selección de las cuestiones; en ocasiones, se utiliza la webcam. Posteriormente, se edita el texto para colgarlo y se suele avisar de la reunión con anterioridad. Hay, también, encuentros con periodistas especializados que se realizan de forma periódica.

En el caso de Lamono, las entrevistas las encontramos en la sección “Features”. Se trata de entrevistas tradicionales que, curiosamente, no se reproducen en la web. En ella solo encontramos la presentación del personaje (en castellano y en inglés) y un enlace al PDF del número correspondiente de la revista, en la que aparece la conversación desarrollada. Veámoslo con un ejemplo.

“issue insides: brooks sterling, do whatever you should”

Entrevista en Lamono

Entrevista en Lamono

Entrevista 2

Entrevista en Lamono

Entrevista 3

Entrevista en Lamono

Entrevista 4

Entrevista en Lamono

Entrevista 5

Entrevista en Lamono

Como se puede comprobar en las imágenes, la publicación ofrece una pequeña introducción a la figura del interpelado, tanto en castellano (en redonda y color negro) como en inglés (en cursiva y color gris), y sendos párrafos en los que ofrece un enlace directo al número de la revista en PDF en que se puede leer de manera completa. El párrafo de inicio es el mismo que en la edición impresa, dicotomía lingüística incluida.

Entrevista 6

Entrevista en el número en PDF

Comenzando por el título, ofrece varios datos importantes, como que se trata de un texto desarrollado íntegramente en la versión impresa (“issue insides”) y el nombre del entrevistado. A ello lo sigue un “do whatever you should”, propio de títulos reportajeados en entrevistas pero poco útil a la hora de posicionarse en buscadores o enlazar con agregadores de noticias, pues, como en el resto de posts, se trata de un título-enlace. También en esta ocasión, el teaser se compone de las primeras líneas del texto íntegro.

El párrafo es más corto que los que utiliza Lamono en el resto de géneros. Mantiene la tipografía, la justificación, el uso de negrita y el color (negro sobre blanco) en las líneas en castellano; en el fragmento en inglés, opta por la cursiva y el tono gris.

También da a conocer la autoría de la entrevista, aunque sigue apareciendo el genérico “lamono” al lado de la fecha de publicación (que sigue el mismo formato que en los ejemplos anteriores). Aparece a la conclusión de la presentación del siguiente modo: “T: Bea Salas”, pero no nos ofrece un enlace a su web o a sus cuentas en redes sociales.

Solo encontramos un enlace integrado en el texto; tiene su anclaje en el nombre del entrevistado (Brooke Sterling) y conduce a su sitio web. En ubicaciones exentas, ofrece un enlace relacionado y el sistema de etiquetas (con siete tags).

En cuanto a la interactividad, como en el resto de casos analizados, podemos conectar con la cuenta de la publicación en diferentes redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, Google+ e Instagram), compartirlo en las cuatro primeras, suscribirnos a la newsletter y acceder al sistema de comentarios con la plataforma Disqus.

La multimedialidad no está explotada: únicamente nos muestra la clásica disposición de fotografías (en este caso, del entrevistado) de que hace uso Lamono en otros géneros. No hay vídeos ni archivos sonoros.

Foros

El foro es un diálogo en diferido. Es un espacio de debate en que los usuarios discuten sobre diversos temas, previamente establecidos. Los comentarios se van acumulando en orden cronológico.

El periodista suele encargarse de filtrar los comentarios, previamente a su publicación o a posteriori. Ni participa ni corrige, sólo filtra.

El único requisito para que el internauta pueda participar en él es su previa identificación –y, por tanto, registro-. Este mecanismo no es estricto, por lo que puede refugiarse en el anonimato mediante el uso de un apodo.

En Lamono, no encontramos foros como tal. Lo que más se acerca es el sistema de comentarios del que ya hemos hablado, el de la plataforma Disqus, que se encuentra al final de cada post.

Disqus en Lamono

Disqus en Lamono

Se accede a él a través del propio Disqus, así como de Facebook, Twitter y Google.

Acceso a Disqus

Acceso a Disqus

Cuando pinchamos en la pestaña “lamonomagazine”, se desplega a la derecha una ventana en la que podemos consultar los comentarios o las interacciones más recientes en cada una de las entradas de la publicación, así como el top de discusiones y de usuarios que comentan. Por ponerle un pero: no poder expandir esta ventana hace que sea un poco incómodo (por su escasa anchura) interactuar. Aunque esto se arregla con la opción de hacer el seguimiento en el propio Disqus.

Ventana de Disqus en Lamono

Ventana de Disqus en Lamono

Cuenta de lamonomagazine en Disqus

Cuenta de lamonomagazine en Disqus

Los motivos que nos han llevado a incluir esta aplicación en la categoría “foros” son:

  • Se trata de conversaciones en diferido.
  • Acumulación de los comentarios en orden cronológico, aunque, en este caso, inverso.
  • Estructuración por temas.
  • Identificación previa del usuario.

Charlas

Las charlas -o chats– hacen referencia a conversaciones síncronas entre dos o más personas. Son más inmediatas pero también menos duraderas, pues los mensajes no se archivan. Generalmente, se realizan en torno a un tema concreto y los periodistas no suelen participar en ella.

Los usos y formas de el lenguaje varían mucho con respecto al resto de géneros, adquieren un matiz más coloquial. Es el menos periodístico de todos ellos.

Lamono no contempla esta posibilidad.

Encuestas

Consiste en una pregunta cerrada que se hace al lector con un abanico de respuestas entre las que tiene que elegir. Están relacionadas con temas de actualidad. Al no conocer el perfil del votante, no son estudios científicos.

Se realizan de forma asíncrona y los resultados se actualizan de forma constante. Generalmente se ofrecen bajo la forma de porcentajes, lo que en ocasiones puede enmascarar un bajo índice de participación que sería más evidente con datos absolutos.

Se consideran un género dialógico por la posibilidad de interacción que ofrecen, aunque, en muchos casos, se utilizan como complemento de otros géneros.

Tampoco hemos encontrado reflejo de este género en el medio analizado.

 



 Descubra más sobre los géneros en:

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (1/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (3/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (3/3)

géneros argumentativos. Lamono magazine

Géneros argumentativos

En los géneros argumentativos, el periodista expone una tesis sobre un asunto concreto y la razona para tratar de convencer al lector de que tiene razón. Por lo tanto, tres son sus elementos fundamentales: tema, tesis y argumento que la justifica. Esta argumentación se materializa en los textos de opinión.

A pesar de ello, esta argumentación se filtra, en muchas ocasiones, a otros géneros. En el entorno digital la hibridación de contenidos (habitual, sobre todo, entre los géneros dialógicos y los argumentativos) es un fenómeno muy común. Incluso es corriente que la información se yuxtaponga a la opinión.

Esto es algo especialmente palpable en Lamono. Como se ha ido viendo en lo estudiado hasta ahora, la hibridación es continua y constante y hace muy difícil establecer la frontera entre unos géneros y otros, que hemos emplazado aplicando premisas teóricas avaladas tanto en el periodismo tradicional como en el digital, pero que no son absolutas ni únicas y proceden de nuestro más  absoluto criterio subjetivo.

Antes de analizar caso por caso y género por género, es importante no olvidar que los argumentativos son los textos que menos han aprovechado las posibilidades comunicativas de la Red y que, por tanto, menos han evolucionado con respecto a las prácticas de los medios impresos.

EL EDITORIAL

Su rasgo más particular es la autoría corporativa: no viene firmado por el autor en particular, sino que es el medio el que, de manera global, se atribuye la opinión. No es un género común en los cibermedios españoles, excepto quese importe de su edición impresa; en este caso, se mantiene inalterable. Las opciones de interacción se relegan, generalmente, a la mera votación o puntuación del contenido.

En el caso concreto que nos ocupa, no hemos localizado este género.

LA COLUMNA

En Internet encontramos columnas importadas del medio impreso (que presentan un tratamiento similar al editorial) y las creadas específicamente en el digital. A pesar de estar relacionadas con asuntos tratados en las diferentes secciones, suelen agruparse en la de opinión.

Es en esta categoría donde engarzamos los weblogs, a pesar de que muchos autores los consideran ya un género propio, el primero nacido en la Red.

En el magacín analizado, no encontramos tampoco columnas de opinión.Es hasta cierto punto lógico, pues la firma es lo que se suele buscar en ellas y, como hemos comprobado, todos los textos aparecen bajo la autoría compartida. Si bien es cierto esto, también que podrían ser firmadas como se hace con otros textos: con una pequeña acotación tras el cuerpo.

Otras de las cuestiones que barajamos como razón de que no tengan cabida es que incluso los textos informativos aparecen regados de pildoras opinativas, por tanto, quizá no es necesario aglutinar las opiniones en un texto exento.

En cuanto a los weblogs, ya hemos apuntado que la publicación no hace uso de ellos, aunque sí puede considerarse uno en su conjunto por diferentes elementos como su formato o plantilla. Una nota curiosa a este respecto es que el cuadro de “noticias relacionadas” que suelen tener todos los medios aquí se llama “posts relacionados”, utilizando un argot plenamente asociado a estas bitácoras digitales.

EL SUELTO

La sección de opinión acoge también breves textos opinativos que aperecen sin firmar o firmados con un seudónimo: los sueltos. Son muy comunes en la prensa impresa y en la radio pero su ubicación en los medios digitales plantea ciertas dudas.

Tampoco tienen cabida en Lamono.

CARTAS AL DIRECTOR

Las cartas al director, tradicionales en la versión impresa de los diarios, en el medio digital se cuelgan en la sección de Opinión. Se vuelcan con sus contenidos intactos y no se permite que sean un punto de partida para el debate. Son textos de los lectores más elaborados que otras formas de participación que exigen, además, una escrupulosa identificación.

En el caso de esta publicación, es un género que no encontramos en ninguna de sus secciones. A pesar de ello y como se ha venido viendo hasta ahora, las opciones de interactuación y comunicación con la revista son abundantes y por múltiples vías.

CRÍTICA Y RESEÑA

En el medio digital, las críticas no suelen localizarse en una sección específica, sino que se ubican en una u otra en base a su contenido. Generalmente aparecen sin cambios con respecto a la edición impresa y no aprovechan, habitualmente, las posibilidades de la Red.

Este es un género bastante cultivado en Lamono, algo lógico, por otro lado, en una revista cultural. No las encontramos agrupadas en una sección concreta, sino diseminadas a lo largo y ancho del sitio web en base a un criterio temático. Analicemos un caso concreto.

“libro: de tour con los rolling stone”

Crítica en Lamono

Crítica 2

Crítica 3

Crítica 4

Crítica 5

Esta crítica o reseña nos habla de un libro, The Rolling Stones, y se encuadra en la sección “Culture”, subsección “Books”. Aporta datos de la obracomo la editorial, el número de páginas, el contenido (fotografías de los cincuenta años de carrera de la banda), uno de los fotógrafos cuya obra aparece en el libro o escenarios y escenas que en ella se narran. Echamos de menos un pequeño sumario con los datos básicos del libro.

Tiene un lenguaje y una estructura literaria propios de los textos de opinión, con un comienzo con gancho («Quizás aún no es demasiado tarde para aumentar nuestra wishlist navideña») y un agradable final («Una joyita de esas que alegran cualquier estantería»). Ofrece múltiples expresiones con carga opinativa: « la magnífica editorial Taschen», «llenas de fuerza y de simbología» o «una joyita».

Los elementos opinativos de este artículo son:

  • Tema: libro The Rolling Stones.
  • Tesis: merece la pena comprarlo.
  • Argumento: todo tipo de imágenes de la carrera íntegra del grupo, su fuerza y simbolismo y diferentes autores.

En cuanto a otros aspectos del post, el titular aporta varios datos importantes: la palabra “libro” y su propio título (aunque escribe “stone” en vez de “stones”, no sabemos si es un error o tiene algín significado). Podría dar más pistas como la editorial o que está compuesto por fotografías. Se trata de un título-enlace que une el adelanto de la noticia en la sección con el texto íntegro. El teaser sigue el mismo formato que en el resto de ocasiones.

Tamaño del párrafo, justificación, uso de la negrita y color tampoco varían. Del mismo modo que la autoría corporativa y la datación. Las mejoras aplicables se corresponden con las que ya hemos apuntado en el resto de géneros.

Encontramos tres enlaces integrados en el texto: a la web de la editorial, a la del fotógrafo del que se habla en la crítica y un tercero que redirige, de nuevo, a la editorial. Nos parecía muy buena idea que en el mismo artículo se facilitara un hiperenlace para adquirir el libro, pero nos parece redundante y poco útil emplear el hipertexto para redirigir al lector dos veces a la misma web.De forma exenta, encontramos el sistema de etiquetas, que, en este caso, incluye siete.

Las opciones de interactividad son idénticas a las de otros géneros.

Sobre la multimedialidad: siete fotografías de las que aparecen en el libro con la misma disposición que en los anteriores ejemplos. No hay vídeos ni audios.

LA VIÑETA O LA TIRA CÓMICA

La clásica tira cómica de los medios impresos también tiene su hueco en la web: se emplaza en la sección de Opinión y, en muchas ocasiones, se identifica con el nombre del autor.

En nuestro medio digital no hay viñetas.


Utilización de los géneros

Nos es muy difícil ubicar a Lamono en una de las etapas establecidas porSalaverría y Cores por las propias particularidades del magacín que hemos subrayado a lo largo de este análisis. Para extraer una conclusión vamos a repasar qué uso hace de las posibilidades que la World Wide Web pone a disposición del Ciberperiodismo.

Comenzando por el hipertexto, como hemos visto, no hace un uso abundante de él ni excesivamente práctico. No lo utiliza para estructurar por capas las informaciones, sino como elemento complementario a estas. Ofrece algunos enlaces útiles, aunque podría emplearlos de un modo mucho más esclarecedor.

En cuanto a la multimedialidad, ofrece una gran cantidad de fotografías (en consonancia con el formato elegido en la edición impresa) que sería muy difícil incluir en un diario tradicional; no en una publicación cultural, como podemos comprobar en los PDF que ofrece en la web. No hace uso de galerías fotográficas.

La interactividad es, sin duda, el elemento que más aprovecha. En todos susposts tenemos la posibilidad de comentar, acceder a la plataforma Disqus, enlazar con sus redes sociales, compartir el contenido en ellas y suscribirnos a la newsletter.

Por último, la hibridación de géneros es muy elevada, hasta el punto de quela clasificación que de ellos ofrecemos es totalmente personal y revisable. En este apartado, queremos volver a insistir en que muchas de las catalogaciones que hacemos son subjetivas, a pesar de que nos hemos basado en las características que cada uno de los géneros tienen consensuadas. Los reportajes, por ejemplo, presentan una estructura muy similar a las noticias, si bien es cierto que estas no aportan su carga visual, aspecto por el cual nos hemos inclinado en nuestra clasificación. Lamono, a su vez, no ofrece infografía ni foros, pero no nos hemos querido olvidar de ciertas herramientas con una función similar, aunque no sean esos géneros en sí mismos. También es importante señalar que todas las entradas utilizan un lenguaje más cercano a los géneros de opinión que a los informativos; muchas de ellas, de hecho, están plagadas de valoraciones.

Por todo ello, creemos encontrar a Lamono en un estadio a caballo entre la fase de enriquecimiento y la de renovación. No consideramos que supere la primera porque, a excepción de la interactividad, no ofrece gran imbricación con las posibilidades que ofrece Internet, no hace un uso renovado de ellas. Pero creemos que en algunos aspectos alcanza la segunda, por ejemplo, por la gran hibridación de géneros que presenta, algo muy característico de las publicaciones surgidas en la Red. También creemos que algunas notas como el escaso uso de negritas o los párrafos y frases largas se deben más a un intento de dar personalidad al sitio web que a una muestra de obsolescencia digital.


Descubra más sobre los géneros en:

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (1/3)

Los géneros ciberperiodísticos en Lamono Magazine (2/3)

Lamono Magazine en soportes móviles

Según un estudio realizado por Conecta en enero de 2014, más de la mitad de la población española mayor de 14 años (concretamente, un 54,8%) tiene un dispositivo móvil que le permite, entre otras cosas, la lectura. Y de estos aparatos, 1 de cada 2 se corresponden con un teléfono inteligente. Se calcula que, desde 2011, ha aumentado en un 35% la penetración de estos últimos.

Penetración de dispositivos móviles

Penetración de dispositivos móviles

Penetración de dispositivos móviles

Penetración de dispositivos móviles

Y no solo presenta una tendencia a la alta la posesión, sino también su uso lector: casi el 30% de los encuestados leen su smarthphone, tableta o libro electrónico -la gran mayoría de ellos, al menos una vez a la semana-.

Lectura en dispositivos móviles

Lectura en dispositivos móviles

Estos números se han triplicado en los últimos tres años.

Evolución de la lectura en dispositivos móviles

Evolución de la lectura en dispositivos móviles

Evolución de la lectura en dispositivos móviles

Evolución de la lectura en dispositivos móviles

El 15,1% de estas personas lee prensa en su terminal. De hecho, el 8,2% es lo único que lee.

Lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Aunque parezcan unos números discretos, desde 2011 se ha disparado este tipo de lectura. Su crecimiento, según defienden muchos expertos, se mantendrá en el tiempo de manera exponencial. A ello está contribuyendo la germinación de múltiples Apps de los principales medios de comunicación (en España con algo de retraso con respecto al mundo anglosajón, aunque el fenómeno ya ha empezado a coger ritmo) y la reconversión de sus sitios webs en otros más propicios para la lectura en pantalla (desde el diseño hasta la redacción de textos pasando por el aprovechamiento de posibilidades como la interactividad o la multimedialidad).

Evolución de la lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Evolución de la lectura de los diferentes formatos en dispositivos móviles

Los medios de comunicación, quizás algo tarde -más en nuestro país-, se han dado cuenta del potencial de Internet para la difusión de sus informaciones y comienzan a superar el mero volcado de contenidos en sus webs. Esta apuesta supera la reconversión de sus páginas web para intentar estar presentes en todo tipo de dispositivos electrónicos con diferentes plataformas adecuadas a cada uno de ellos. Ejemplo paradigmático es la revista Muy Interesante, con una App para smarthphone que bebe de su web y dos diferentes para tableta. En lo referido a la prensa española, este caso es la excepción, aunque bien es cierto que puede ser la punta de lanza que marque el camino a seguir por el resto de medios.

Vamos a analizar, en las siguientes líneas, el caso de Lamono Magazine.

Página web

Lo primero que observamos al acercarnos a la página web de Lamono es que no se trata de un sitio redimensionable, es decir, sus contenidos no se ajuntan al tamaño de la ventana desde la que naveguemos.

Página web de Lamono Magazine - no redimensionable

Página web de Lamono Magazine – no redimensionable

Página web de Lamono Magazine - no redimensionable

Página web de Lamono Magazine – no redimensionable

Si accedemos a ella desde nuestro smarthphone, nos encontramos con la misma versión que si lo hacemos desde nuestro ordenador.

Lamono Magazine desde ordenador

Lamono Magazine desde ordenador

Lamono Magazine desde 'smarthphone'

Lamono Magazine desde ‘smarthphone’

Si bien es cierto que la publicación no presenta ninguna particularidad en su uso en un dispositivo móvil, ya sea este un teléfono móvil o una tableta, su soporte no está alejado de las pautas de lectura en ellos. De hecho, como se puede observar en las dos capturas de pantalla anteriores, da la impresión de que su estructura está realmente pensada para la lectura móvil más que en PC. Al menos, se adecúa mucho más a la primera.

Presenta, por ejemplo, textos muy cortos de temas concretos, es decir, pequeñas píldoras informativas muy útiles para leer, por ejemplo, en un teléfono móvil y evitar que el ojo se canse. Aunque echamos de menos las negritas para resaltar elementos importantes y un mayor uso del hipertexto.

La interactividad está bien representada. Todos los contenidos de la revista pueden compartirse en redes sociales (Twitter, Facebook –que ofrece también la opción de dar un ‘me gusta’- y Pinterest), se puede conectar también a través de ellas (Facebook, Twitter, Pinterest, Istagram y Google+) con la publicación, te puedes suscribir a su newsletter y comentar a través de la plataforma Disqus.

El abundante material audiovisual es adecuado para su consulta a través de dispositivos móviles, aunque sería más útil su estructuración en galerías.

Aplicación para Android

Lamono ofrece, asimismo, una App para el sistema operativo Android. Lo primero que nos ha llamado la atención es su escaso número de descargas (100) y que obtiene la mínima puntuación por los usuarios que la han votado (todo ello en la tienda GooglePlay). Es gratuita.

App de Lamono Magazine en Google Play

App de Lamono Magazine en Google Play

App de Lamono Magazine en Google Play

App de Lamono Magazine en Google Play

Otro hito curioso es el logo elegido (un primate), que aparece también nada más acceder a la aplicación una vez instalada (como se puede comprobar en la imagen de más abajo) y que no hemos observado en ningún momento en la página web.

Entrada a la App de Lamono Magazine

Entrada a la App de Lamono Magazine

Una vez que la aplicación nos da acceso a la pantalla principal, observamos un diseño muy sencillo y sobrio, quizá demasiado pero, sin duda, acorde con la estética de la publicación. Como se puede ver, la aplicación ha sido creada con iBuildApp.

App de Lamono Magazine

App de Lamono Magazine

Como se puede comprobar, nos ofrece cuatro opciones: Blog, Issue, Agenda y Distribucio. Vayamos una por una:

Blog

Nos da acceso a los contenidos de la página web. Aparecen en orden cronológico inverso y sin disposición por categorías. En esta pantalla aparece la siguiente información de cada una de las entradas:

  • Fecha y hora de publicación.
  • Fotografía principal.
  • Título.
  • Primeras líneas del texto íntegro.

Es decir, sigue el mismo esquema que en la página web.

Contenidos de Lamono Magazine desde el explorador

Contenidos de Lamono Magazine desde el explorador

Contenidos de Lamono Magazine desde la App

Contenidos de Lamono Magazine desde la App

Una vez que pinchamos en la noticia, comprobamos que el diseño deja bastante que desear. La disposición de elementos es la misma que en la web pero estéticamente y en materia de usabilidad no nos convence.

Algo que nos ha resultado muy incómodo es que tenemos que hacer scroll para acceder a la noticia completa. Y no nos referimos solamente a que tenemos que navegar desde la parte superior a la inferior de la pantalla, sino que también tenemos que desplazarnos lateralmente.

'Scroll' lateral

‘Scroll’ lateral

'Scroll' lateral

‘Scroll’ lateral

A este respecto, tenemos que apuntar que es algo que solo sucede con las fotografías: cuando llegamos al texto, su anchura se ajusta a la pantalla. Esto rebaja la incomodidad que nos genera este aspecto pero no la subsana, ya que, como se ha visto hasta ahora, las imágenes son un elemento fundamental en los post de la revista y este aspecto dificulta su lectura y uso.

Texto de la noticia

Texto de la noticia

También hay que añadir que, mediante el icono de la lupa o haciendo “pinza” con los dedos, podemos reducir y ampliar la página hasta que se ajuste a nuestras preferencias, pero que, por defecto, aparece como hemos indicado anteriormente.

Reducción del tamaño de la noticia

Reducción del tamaño de la noticia

En la parte superior de la pantalla, tenemos una barra fija (aunque hagamos scroll o ampliemos/reduzcamos la pantalla sigue apareciendo) en la que se nos indica que nos encontramos en la sección “Blog”; tras ella: el títular de la noticia y la fecha y hora de publicación (como en la web, no aparecen posteriores ediciones o actualizaciones). No aparece la autoría.

Los enlaces que aparecen integrados en el texto nos reconducen al mismo nodo que la página web. Para llevarnos hasta ese sitio web no se abre ningún navegador, se visualizan desde la propia App. Tenemos que decir que el tiempo de carga es considerable y que, cuando queremos regresar a la entrada que estábamos leyendo, nos es imposible. Pinchamos en nuestro dispositivo en el botón de retroceso y este nos lleva a la portada del blog. Esto ralentiza y dificulta la navegación por la aplicación, además de hacerla muy incómoda.

Tras el artículo, aparece el siguiente texto:

Texto posterior a la noticia

Texto posterior a la noticia

Encontramos, por tanto, tres enlaces:

  • El primero nos redirige a ese mismo artículo pero en su página web.
  • El segundo, a la página de inicio de la web de Lamono.
  • El tercero, al mismo lugar que el primero.

Todos ellos tienen las mismas particularidades que los enlaces integrados en el texto: se visualizan en la propia App –no en un explorador externo a ella- y, cuando queremos regresar a la noticia, llegamos a la página principal del blog.

En ningún momento encontramos en la aplicación la opción de compartir en redes sociales, conectar con las cuentas en ellas de la publicación, suscribirse a la newsletter ni comentar el post. Tampoco el sistema de etiquetas ni posts relacionados.

Issue

Mediante esta opción accedemos al PDF de la revista. Para ello utiliza la plataforma ISSUU. Lo primero que queremos indicar es que ofrece problemas de acceso, hay que insistir varias veces para logralo.

Error en el acceso a la sección 'Issue'

Error en el acceso a la sección ‘Issue’

Además, el número de la revista no es el actual (a fecha de realización de este trabajo en la web se ofrece el número 99; en la App, el 88). No pordemos, tampoco, buscar números anteriores.

Número 88 de la revista en PDF

Número 88 de la revista en PDF

Nada más entrar a consultar la publicación, tenemos en la parte superior, además de la barra fija que nos indica la opción elegida (‘Issue’), cinco botones:

Sección 'Issue'

Sección ‘Issue’

  • El primero nos redirige a la web de ISSU. Como el resto de enlaces, se abre dentro de la propia App. Si damos al botón de retroceso, en vez de llevarlos a la secció ‘Issue’, lo hace a la home de la App. Esto ralentiza la navegación.
Página web de ISSUU

Página web de ISSUU

  • El segundo no sabemos qué servicio nos ofrece ya que, una vez registrados en la plataforma o accediendo desde redes sociales (Facebook, Google+ o Linkedin), la pantalla se queda en blanco.
Pantalla en blanco al intentar acceder al servicio

Pantalla en blanco al intentar acceder al servicio

  • El tercero nos permite compartir el enlace al número de la publicación en redes sociales y descargarlo.
Compartir en redes sociales y descargar

Compartir en redes sociales y descargar

  • El cuarto creemos que nos daría la opción de seguir a Lamono en ISSUU, pero, al acceder a él, la pantalla vuelve a quedarse en blanco.
Pantalla en blanco al pinchar en el cuarto icono

Pantalla en blanco al pinchar en el cuarto icono

  • Con el quinto suponemos que podríamos seleccionar un fragmento de lo que vemos en pantalla para cortarlo y guardarlo, pero, como en casos anteriores, solo encontramos una pantalla inutilizable.
Pantalla en blanco al pinchar en el quinto icono

Pantalla en blanco al pinchar en el quinto icono

Sobre el resto de esta sección nos queda decir que podemos navegar por la publicación como en cualquier otro PDF: avanzar o retroceder por sus páginas y ampliarlas o reducirlas. En la parte inferior izquierda nos muestra en qué página estamos sobre el total. Tarda un tiempo en cargar.

Nevegación por el PDF  de la publicación

Nevegación por el PDF de la publicación

Agenda

La sección ‘Agenda’ se corresponde con la de la web, que encontramos en la ruta ‘Events > Agenda’. El diseño y la disposición de elementos es la misma que en la primera que hemos analizado, ‘Blog’. Una vez que pinchamos en la noticia, el resto del análisis también se corresponde con el de aquella. Lo único a destacar es que, en ocasiones, las fotos de portada cambian.

Portada de la agenda en la página web

Portada de la agenda en la página web

Portada de la agenda en la App

Portada de la agenda en la App

Entrada de la agenda en la página web

Entrada de la agenda en la página web

Entrada de la agenda en la App

Entrada de la agenda en la App

Entrada de la agenda en la App

Entrada de la agenda en la App

Distribucio

Esta opción no nos responde: ni siquiera se queda la pantalla en blanco, simplemente no hace nada cuando clickamos en ella.


Queremos acabar este análisis anotando que en la plataforma Kiosko y Más no encontramos la opción de adquirir la publicación. Como aspecto poditivo, destacamos que se nos ofrece el PDF de forma gratuita en la página web. Como nota negativa, que se nos priva de las posibilidades hipertextuales que encontramos en los productos de Kiosko y Más.

 


Conclusión

La App es completamente deficiente. Lo bueno es que el sitio web de Lamono es muy apropiado, por los elementos señalados con anterioridad, para su lectura en tabletas y teléfonos inteligentes (de hecho, es mucho más acorde para estos dispositivos que para lso ordenadores). Aún así, hay cosas que se podrían mejorar, como el aumento de recursos hipertextuales, la utilización de galerías fotográficas y recursos multimedia y la estructuración de los textos en párrafos y utilización de negritas.

En cuanto a la App, creemos su existencia resta más que suma, más cuando la lectura de la web a través de cualquier navegador es mucho más apropiada para dispositivos móviles que la aplicación. Esta tiene goteras por todos los lados: su diseño es deficiente, no ofrece posibilidad de interacción (algo de lo que se hace mucho uso desde los dispositivos a los que está destinada) y muchas de las opciones que nos ofrece no se pueden utilizar.


Trabajo realizado por:

Patricia Luceño Martínez

Irene Pintos Pindado

Silvia López Carpizo

Marta Rózpide Pazó

Géneros argumentativos en Elmundo.es (bloque 3)

El editorial

UGT no puede ser a la vez sindicato y grupo empresarial

Ejemplo de editorial en Elmundo.es

Ejemplo de editorial en Elmundo.es

Del mismo modo que ocurre en la edición impresa, en el editorial no se identifica la autoría, sino que esta se atribuye al medio en sí (autoría corporativa). No aprovecha las opciones (multimedialidad, interactividad ni hipertextualidad) de la Web 2.0: no aporta imágenes, vídeos ni audios; no ofrece posibilidad de interactuar mediante foros o comentarios; no incluye enlaces a otros textos.

Las únicas diferencias con la versión impresa residen en el cuestionario estandarizado que nos pregunta acerca del interés del texto y la posibilidad de compartirlo en redes sociales.

La columna

¡Reaccione, alcaldesa!

Ejemplo de columna en Elmundo.es

Ejemplo de columna en Elmundo.es

El artículo seleccionado forma parte del blog (también llamado weblog o bitácora) de Lucía Méndez en Elmundo.es, La sombra del poder. Y es que este es uno de los formatos que adoptan en los cibermedios las clásicas columnas de opinión, de hecho, todos los blogs de este medio se agrupan en la sección de Opinión. No aprovecha en grado elevado los recursos de la Web 2.0 ya que no incluye elementos multimedia ni hipertexto. Lo que sí fomenta es la particiación mediante el sistema de comentarios, asimismo puede ser compartido en redes sociales o suscribirse a su RSS.

El suelto

¿Punto y aparte?

Ejemplo de suelto en Elmundo.es

Ejemplo de suelto en Elmundo.es

El suelto encuentra difícil ubicación en los ciberperiódicos. En el caso de Elmundo.es, podemos hallar sueltos de Antonio Gala en la sección de Opinión con el título La Tronera. Son textos opinativos cortos sin características multimedia, interactivas (más que la valoración del artículo –sin sistema de comentarios- y su compartición en redes sociales) ni hipertextuales.

Cartas al director

En la edición digital de El Mundo no hemos encontrado una sección de Cartas al director. Realizando la búsqueda a través de buscadores web, hemos hallado, en la versión antigua del periódico, cartas de años atrás (la mayoría de 2009 y 2010) como mero volcado de lo aparecido en la versión impresa, sin hipertexto, recursos multimedia ni opción de interacción.

Ejemplo de carta al director (antigua) de Elmundo.es

Ejemplo de carta al director (antigua) de Elmundo.es

Crítica y reseña

La India de viaje

Ejemplo de crítica o reseña en Elmundo.es

Ejemplo de crítica o reseña en Elmundo.es

Las críticas en Elmundo.es no tienen una sección propia: podemos encontrarlas en Opinión, dentro de los blogs de quienes las escriben, o en la sección a la que corresponde el elemento que es análisis de juicio. En el caso de la escogida, en la sección de Cultura (sección en la que se ha dispuesto a la izquierda una columna en la que encontramos las últimas críticas colgadas).

En La india de viaje, en concreto, solo hay un elemento multimedia: una imagen de la portada del libro del que habla el autor; pero, en otras, hemos podido visualizar vídeos de Youtube. Incluye, además, enlaces externos y un sistema de comentarios, que permite al lector dar su opinión sobre el artículo.

La viñeta o la tira cómica

En el caso de las viñetas en Elmundo.es, no presentan fácil acceso. Al entrar en la sección de Opinión, encontramos el título “viñetas” en la parte superior derecha, pero, a través de él, solo podemos acceder a una de ellas. Aparece bajo el nombre del creador -en este caso, Guillermo-, mostrando la importancia de la autoría de este género.

Ejemplo de viñeta en Elmundo.es

Ejemplo de viñeta en Elmundo.es

Navegando por el resto de secciones del medio, no hemos encontrado tiras cómicas entre los contenidos informativos.

Trabajo realizado por: Clara Méndez, Enrique Zamorano y Patricia Luceño

Géneros periodísticos de Libertad Digital

 Géneros periodísticos

Los géneros periodísticos son respuestas culturales a demandas sociales surgidas en un determinado contexto histórico, es decir, su aparición se debe a la necesidad de satisfacer una función social. Se deduce así que la aparición de los géneros ciberperiodísticos responde al nacimiento del ciberperiodismo entendido como una nueva actividad social.

El nivel de peculiaridad de los géneros periodísticos que aparecen en un medio (en este caso Libertad Digital) nos revela el grado de evolución de ese medio en el ámbito ciberperiodístico.

La Web ha abierto el horizonte de posibilidades para los géneros mediante elementos como el hipertexto o la multimedialidad. Lejos quedan las limitaciones del papel para expresar una opinión. Actualmente los textos periodísticos en Internet están respaldados por grandes bancos de información a los que el lector puede acceder a golpe de clic. A continuación se presenta un análisis exhaustivo de nuestro cibermedio en el tratamiento de los géneros periodísticos. 

Géneros informativos

-Noticia

En Internet la lectura es mucho más lenta, lo que obliga a que las noticias sean más cortas, que estén muy bien distribuidas y que contengan frases muy simples. Libertad Digital es un cibermedio que apuesta por este modelo narrativo y que sigue la estructura clásica de titular, entrada de sumario, pirámide invertida y estilo impersonal.

Sin embargo, incluye varias modificaciones que adaptan el género al ciberespacio. Una de ellas es el hecho de enlazar en las noticias al perfil de Twitter del redactor, tal y como se observa en el siguiente ejemplo de noticia.

1

Otro aspecto relevante es la utilización de palabras claves en la dirección web y la organización por temas. Esto tiene un efecto beneficioso ya que multiplica la posibilidad de que esas informaciones sean posteriormente recuperadas por buscadores de noticias, sindicadores automáticos y otro tipo de bases de datos.

 2

Lo mismo ocurre con el uso de las palabras en negrita, recurso que aprovecha Libertad Digital y al que la mayoría de medios no recurren. Las palabras destacadas son casi necesarias porque ordenan la información y centran la atención del lector en la idea que se quiere resaltar. Además, ayudan a “decir a Google” que mi texto es relevante, ya que los textos no solo los leen las personas, sino también máquinas como los buscadores y la ayudan a situarlo en las posiciones más altas en los motores de búsqueda.

 3

Otro aspecto es el empleo de enlaces a otras noticias relacionadas o a sitios de Internet como método para documentar la información, imprimir mayor credibilidad y estimular la navegación. También incluye apartados dentro de la propia noticia que se diferencian del resto del cuerpo informativo mediante un título subrayado con color, que amplían la información y son el equivalente a los ladillos de las ediciones en papel.

4

Como punto negativo, cabe destacar que las noticias en este medio incluyen la fecha en la que fue publicada la información, pero no reflejan el momento exacto como hacen otros medios de comunicación que incluso, en algunos casos, incluyen dobles dataciones: la de la primera vez en la que la noticia fue publicada y la de su última actualización, como es el caso de El Confidencial.

5

-Infografía

Probablemente el paradigma actual de género renovado sea la infografía multimedia. Este género conserva lazos indudables con su predecesora impresa, pero ha sabido reconfigurarse como un género nuevo, específico de los cibermedios, en el que la hipertextualidad, la multimedialidad y la interactividad son elementos indisociables.

Libertad Digital hace uso de este nuevo modelo de infografía y apuesta por la interactividad, como es el caso del apartado dedicado al Ibex35, en el que ofrece al lector la posibilidad de ver la evolución de la bolsa española en diferentes periodos de tiempo: 1 día, 1 mes, 3 meses… No es un modelo de infografía demasiado novedoso pero incluye modificaciones (interactividad) que lo adaptan al entorno web.

6

-Datos en bruto

Suministran información clara, precisa y actual. En Libertad Digital podemos encontrar datos en bruto en algunos de los enlaces que aparecen en los textos y que amplían la información conduciendo al lector a documentos íntegros como el BOE. Este es un ejemplo de datos en bruto publicados por el Gobierno de España:

https://docs.google.com/viewer?hl=es&url=http://s.libertaddigital.com/doc/presentacion-de-la-reforma-de-la-administracion-local-41912878.pdf&chrome=true

7

8 9

  Géneros interpretativos

-Reportaje

Ya en papel permite explotar al máximo las técnicas narrativo-descriptivas, pero en el espacio Web además incluye un elevado uso del hipertexto, más incluso que en la noticia. El reportaje es un género en el que la extensión es muy importante porque tiene una naturaleza explicativa que requiere mucho espacio. Por ello Internet es idóneo para él.

http://www.libremercado.com/2013-12-11/la-ue-vuelve-a-poner-a-rajoy-los-deberes-que-ignora-desde-hace-dos-anos-1276506159

10

    Ejemplo de reportaje de Libertad Digita

-Crónica

La crónica informa sobre asuntos de actualidad. Puede transmitirlos en diferido, pero con el surgimiento de los cibermedios cada vez es más habitual ver crónicas en streaming, actualizadas minuto a minuto.

Este no es el caso de Libertad Digital ya que apuesta por una crónica más tradicional que permite adivinar la presencia narrativa del periodista que la escribe y es similar en extensión a la que encontramos en los medios impresos. Introduce también información adicional mediante enlaces. El autor de las crónicas suele ser un periodista que publica con mucha periodicidad en el medio y su nombre contiene un enlace que lleva al lector a todos sus textos. También es posible ir a su perfil de Twitter.

11

12

 Géneros dialógicos

-La entrevista

La entrevista de los usuarios es un género nacido con Internet, el entrevistado no se ve en la obligación de contestar a todo como ocurre en las entrevistas tradicionales. En este formato son los propios usuarios los que formulan las preguntas al entrevistado. En muchas ocasiones este proceso tiene lugar en tiempo real.

Libertad Digital no cuenta con este modelo que tanto éxito está teniendo en la Red, sino que ofrece un formato más clásico de entrevista que prepara y elabora el periodista y que no ve la luz hasta que el texto no está acabado.

En este ejemplo, el diario online vuelca una entrevista que Losantos realiza a Alfredo Landa en EsRadio (emisora del mismo grupo de comunicación) en formato de vídeo, añadiendo la información visual a la voz de la radio.

No aparece el texto de la entrevista pero el medio toma como referencia un género precedente y aprovecha las posibilidades que ofrece el ciberespacio (en este caso los contenidos multimedia, introduciendo el vídeo de la entrevista). Cabe destacar que no aprovecha las oportunidades de participación de los lectores puesto que no permite a los usuarios comentar en la página. Sin embargo, saca partido a las opciones de difusión mediante la posibilidad de compartir o señalar que te gusta a través las redes sociales que se observan en la imagen.

13

http://tv.libertaddigital.com/videos/2008-12-05/entrevista-a-alfredo-landa-Yst06fS4ps4.html

-El foro

Algunos autores clasifican los foros como un género nacido en Internet, pero todavía no está del todo claro que lo sean. Libertad Digital cuenta con foros clasificados por temas en los que los usuarios hablan de asuntos de actualidad. Aunque no se pueda decir con exactitud que estos foros sean un género como tal, sí que son novedosos ya que en los medios impresos no tienen cabida.

14

Libertad Digital también incluye una lista de los usuarios más activos tal y como podemos ver en el ejemplo.

15

En estos foros los usuarios a través de sus cuentas mantienen conversaciones que Libertad Digital llama ‘discusiones’ y que quedan guardadas en el medio. Los usuarios son los responsables de lo que publican tal y como establecen los términos y condiciones que los lectores aceptan al registrarse.

16

 Géneros argumentativos

-El editorial

En los cibermedios españoles no se acostumbra a escribir editoriales, salvo en aquellos importados de su edición impresa, pero en este caso Libertad Digital es una excepción ya que es un medio que solo existe en Internet y que sí los posee. Este género es el que menos adaptado está a la Web, pues cuenta con un cuerpo sin enlaces, ni elementos multimedia. Son estáticos, la única novedad es que permite a los usuarios dejar sus opiniones en forma de comentarios (que otros medios como ElPaís.com no permite).

 17 

18

– La columna

Con la columna ocurre algo similar a lo que sucede en el editorial. No hay apenas modificaciones y el texto no contiene enlaces ni elementos multimedia. En el caso de Libertad Digital, al contrario de lo que pasa en otros medios, los usuarios pueden comentar, es decir, las columnas son objeto de debate abierto y permiten los comentarios de los lectores. Una vez más, el columnista escribe de manera periódica y el nombre aparece enlazado a todos sus textos. Ejemplo:

19

20  

– Bitácora de los lectores

Aparte de los foros, Libertad Digital ofrece este espacio en el que los usuarios pueden hablar sobre cualquier tema.

21

-Las cartas al director

Las cartas al director no presentan modificación alguna con respecto al papel. En Libertad Digital no se permite abrir un debate a partir de ellas, esta es la posibilidad que ofrece Internet frente al papel, pero el medio no la aprovecha.

-La viñeta o tira cómica

Las viñetas en Libertad Digital están en la sección de ‘Opinión’. Tienen un fuerte contenido argumentativo en el que el autor cobra más protagonismo que en el resto de géneros. Están firmadas y además permiten su difusión por parte del usuario a través de las redes sociales.

22

-El blog

Los blogs también son considerados por muchos autores como un género surgido en Internet, pero al igual que ocurre con los foros, esta clasificación no está lo suficientemente clara. Libertad Digital, al igual que la mayoría de medios, cuenta con blogs en su edición, este es uno de ellos:

23

Valoración final

Una vez analizadas las partes y haciendo una síntesis general, podemos afirmar que Libertad Digital pertenece a la tercera fase del desarrollo de los géneros periodísticos. Esta fase de renovación se caracteriza por no contener añadiduras cosméticas a géneros preexistentes, sino que el propio medio es el que elabora las informaciones con un planteamiento adaptado a la Web. Por tanto, estamos hablando de una reestructuración íntegra del género tradicional a partir de las posibilidades comunicativas del ciberespacio.

En este caso en particular, al ser un diario nativo digital, tiene un grado más avanzado de adaptación al ciberespacio y, en comparación con otros, hace un buen uso de las herramientas que ofrece Internet. En Libertad Digital podemos encontrar géneros nacidos con Internet como el blog o el foro, si los consideramos a estos como tales (ya explicamos anteriormente que solo son reconocidos como géneros por algunos autores).

Aun así, a todos los cibermedios españoles les quedan mucho por explotar.