Conclusiones acerca de Le Monde

Le Monde cuenta con un espacio infinito copado de informaciones propias del cibermedio, pero a su vez, añade hipervínculos a páginas de medios asociados, una cualidad que ayuda a que los lectores no tengan la sensación de sentirse encajonados o atrapados dentro de la página del periódico.

También cuenta con una versión africana y otra global, una característica que comparten pocas cabeceras.

Aunque en la historia se menciona que el cibermedio incluye diaporamas (una técnica audiovisual consistente en un pase de diapositivas acompañadas de sonido), no hemos encontrado ninguna noticia que contase con ese recurso.

Aunque la página de Facebook del diario no es la que cuenta con más seguidores (la cuenta de Twitter cuenta con más usuarios), sí que es la que más reacciones genera por parte de estos.

Le Monde en soportes móviles

Le Monde cambia de diseño en función del soporte que se utilice para entrar en su página. La principal diferencia que se observa es que al navegar por su web a través de un Smartphone o una Tablet desaparecen parte de los contenidos y cambia su maquetación.

le monde smartphone

Captura del aspecto del cibermedio en un Smartphone.

Podemos ver como en los soportes móviles solo aparece la franja principal y no las accesorias, es decir, las noticias laterales de última hora que se pueden ver a través de un ordenador, no se ven en estos soportes. También se puede apreciar que las noticias que aparecen tanto en ordenadores como en soportes móviles cambian su estructura; de manera que en los móviles se busca una lectura más vertical y que se ajuste a la rotación automática de la que disponen estos tipos de dispositivos para favorecer la lectura.

le monde soportes tablet

Apariencia del cibermedio en formato tablet.

Tanto en la propia web del cibermedio como en la app (al utilizar soportes móviles) tienen el mismo diseño, maquetación y contenidos. No cambia nada. Todos los cambios que se observan se encuentran al navegar por el diario online con un ordenador, pero el contenido de las noticias que aparecen en ambos soportes es el mismo. Por tanto la principal diferencia que vemos es que cambia el aspecto en los soportes móviles. Sin embargo, el único pero que se le puede poner respecto a contenido es que a través de los smartphones o tablets solo se puede acceder a la edición global de Le Monde, mientras que a través de un portátil se puede acceder a la versión global y a la africana.

Ese cambio de soporte conlleva un cambio de maquetación como hemos dicho antes, en el que puede resaltar que desaparecen la distintas secciones en la cabecera del periódico; los hipervínculos de otras noticias no se colocan en paralelo de forma horizontal, sino que se colocan el paralelo de forma vertical o que los titulares; o que el tamaño de las secciones es más reducido en este tipo de dispositivos.

Se sobreentiende que Le monde al cambiar de aspecto de un soporte a otro se dirige a un público objetivo diferente. Quizás al acceder a través de un ordenador se dirija más a las personas adultas y el de los soportes móviles a las personas jóvenes comprendidas hasta unos 30 años porque al acceder en este soporte a las noticias lo primero que se ve es la posibilidad de compartirlo en las redes sociales. Sin embargo, aunque cambie de aspecto la diferencia no es muy abultada, por lo que se pretende al fin y al cabo que sea usado en ambos soportes tantos por adultos como por jóvenes.

Pese a este cambio de aspecto, no se intuye ningún modelo de negocio diferente. El modelo de negocio principal en ambos soportes es el del módico precio de 1 euro para abonarse al cibermedio durante 24 horas y poder disfrutar de todos sus contenidos.

La interactividad en Le Monde

– Interactividad selectiva vs. Interactividad participativa

No hay muchas trazas de interactividad selectiva. Si bien es cierto que puede haber algún tipo de filtro con respecto a los comentarios que resulten ofensivos, puesto que no se detectan subidas de tono por parte de los usuarios ni sobre los temas más controvertidos, no se detecta la figura de un moderador ni aviso de que ese foro de discusión pueda ser moderado. Por este motivo puede parecer que en Le Monde no se detectan filtros selectivos que controlen la interactividad con el medio y entre los propios usuarios.

En cuanto a la interactividad participativa sí se deja ver un alto grado de participación de los usuarios. Estos comentan con asiduidad las noticias más relevantes llegando incluso a iniciar sus propios debates a nivel interno generados a raíz de las noticias publicadas.

– La participación dentro y fuera del medio (en el propio portal –comentarios de los lectores, envío de errores, foros y chats…- o desde otros soportes – las RRSS del medio, por ejemplo-)

Dentro del medio nos encontramos con que todas las noticias tienen un número moderado de comentarios, dependiendo principalmente de la sección a la que pertenezcan las noticias. Las de deportes, junto con las de ámbito nacional son de las más comentadas, con picos de unos 70 comentarios. Sin embargo, no existe un contador de accesos a la noticia desde la propia página del periódico que permita contabilizar las lecturas, ni un botón que permita manifestar la opinión de los usuarios con respecto a ellas de forma rápida, sin tener que pararse a elaborar un comentario.

Por otro lado, en las redes sociales, como Facebook, Twitter, Google+ o Instagram se observa una implicación más estrecha por parte de los usuarios. En el caso de Facebook, el diario es seguido por algo más de 2.700.000 personas, superando en alguna noticia compartida los 3.600 “me gusta”, cuyos usuarios llegan a compartir hasta 300 veces y con picos de más de cien comentarios en muchas de ellas.

Con respecto a Twitter, cuenta con cerca de 4.750.000 seguidores, donde las noticias más populares son retuiteadas unas 350 veces y marcadas como favoritas más de 100.

En Google+ cuenta con poco más de 400.000 seguidores, pero desde esa plataforma se contabilizan casi 100.000.000 de visitas, aunque debido al bajo número de usuarios que utilizan la red social, y junto a ello los pocos seguidores del periódico, hacen que las cantidades de los registros de comentarios, reacciones y comparticiones de las noticias no sean especialmente notables.

Para terminar, en Instagram cuenta actualmente con 1.230 fotos publicadas que generan pocos comentarios por parte de los usuarios pero una gran reacción a ellas en forma de “me gusta”.

Personalización

Con respecto a la personalización, posibilidad de recibir solo lo que a uno le interesa del medio, podemos decir que se cuenta con varias vías de acceso. La más perfecta sería aquella que permitiese acceder a aquellas noticias o secciones del interés de cada usuario específico.

RSS, suscripción al periódico y el seguimiento desde redes sociales son formas de personalización. Son formas de que los contenidos del periódico lleguen directamente al usuario. Desde el momento en el que uno sigue a un periódico desde una red social consigue que muchos de sus contenidos lleguen a él sin la necesidad de moverse para buscarlos.

Además, a través de la suscripción mediante RSS, se permite una suscripción específica a aquellos contenidos, secciones o temas que el lector seleccione en cada caso.

Sin embargo, mediante el método de la suscripción al medio, uno accede a todos los contenidos indistintamente y la selección a posteriori corre a cargo del suscriptor.

La multimedialidad en Le Monde

Este cibermedio utiliza en su página web para difundir su información casi todos los tipos del multimedialidad que existen: texto, imagen y vídeo, a excepción del audio que no lo utiliza. Usa esos tres elementos citados para difundir sus noticias de manera que los consumidores puedan elegir la manera en la que ver algunas de sus noticias: ya sea leyéndolas o viéndolas a través de un vídeo, según le resulte más cómodo a cada persona.

Por lo general, la relación que existe entre los elementos de multimedialidad que utiliza este medio en la mayoría de sus noticias es de integración orgánica, ya que por ejemplo una imagen complementa al texto. Sin embargo, puede darse el caso de que algunas noticias aparezcan acompañadas por un vídeo junto a un pequeño texto, de manera que parte de la información que nos están ofreciendo en el vídeo está repetida en el texto y si estaría produciendo una yuxtaposición de elementos.

En algunas secciones del medio, como pueden ser las de cultura o tecnología, Le Monde cuenta también con contenidos planificados debido a que principalmente son reportajes que han sido elaborados por un equipo de trabajadores que se han informado profunda y dedicadamente a recopilar esa información, por lo que cuentan con una integración orgánica. Pero en las noticias de última hora por ejemplo, el medio se puede encontrar ante una yuxtaposición de elementos porque a la hora de publicar una noticia en la que no se sabe muy bien los hechos ocurridos como sucedió en los atentados de París del 13 de noviembre, es una información que cuenta con contenidos no planificados y el diario online puede acudir a las agencias de noticias o los testigos directos de los hechos para realizar sus noticias, pero en todo caso siempre con cierta cautela porque en esos momentos donde prima la inmediatez la desinformación puede ser muy amplia porque puede que no se conozcas los sucesos acaecidos a ciencia cierta.

Respecto a la multimedialidad al servicio de los géneros, aparentemente, no se aprecia ningún tipo de nuevo género en este cibermedio. El género más utilizados es la noticia, seguido de la crónica y posteriormente del reportaje; sin olvidar la sección dedicada a la opinión donde abarca desde artículos de opinión, columnas o editoriales. También cuenta con vídeos para los usuarios que quieran informarse de algunas noticias sin necesidad de tener que leer.

El hipertexto en Le Monde

La cabecera del cibermedio posee un pequeño apartado, con los medios asociados a Le Monde. En la parte alta y bajo el logo del periódico aparecen las distintas secciones, de manera que puedas acceder directamente a ellas pinchando sobre el nombre.

En cuanto a la arquitectura del sitio web, en la página principal, el espacio se dispone de manera que las noticias quedan dispuestas en tres bloques:

– En el primer bloque aparece la noticia principal ocupando todo el ancho del espacio.

– En el segundo bloque, el espacio se subdivide, apareciendo las siguientes 4 noticias más destacadas del día.

– Ya finalmente, en el tercer bloque, aparecen, a una escala más pequeña, un mayor número de noticias de menor relevancia informativa.

Todo esto conforma la página principal, con la información más importante del día. Además, en la cabecera de la página hay una serie de pestañas con los hechos noticiosos más destacados, además de un espacio a la derecha de la noticia principal donde aparecen las noticias al instante y en directo.

Si hacemos scroll encontramos, a modo de separación entre la página principal y el resto del periódico, los videos más destacados del día. Bajo estos, aparecen distintas secciones, destacadas cada una en un color, como por ejemplo: cultura, sociedad, deportes, internacional, etc.

El periódico termina con un anuncio para quienes quieran abonarse. Por otra parte, los anuncios publicitarios y los espacios para captar abonados se distribuyen a lo largo de toda la web. Cabe destacar, que el periódico posee además una versión africana y una versión global.

En cuanto a los niveles de profundidad, puedes acceder a la noticia haciendo clic sobre el titular y dentro de la propia noticia dispones de numerosos hipertextos que te llevan a distintos niveles de información, de forma sucesiva, creando así un espacio infinito.

En el medio existen enlaces internos, (hipertextos que te redireccionan a informaciones adicionales dentro del propio medio) y enlaces externos, ya que dispones de un espacio en la cabecera con los distintos medios asociados al periódico.

En cuanto a la interactividad, el periódico dispone de un espacio en cada noticia para que los usuarios puedan publicar comentarios. Además dispone de Facebook, Twitter, Instagram y Google+, a través de donde se puede interactuar con otros usuarios a través de los comentarios y, esporádicamente, recibir respuestas por parte del propio medio.

Conclusiones finales en The Times

Todos los elementos descritos hasta aquí convergen en un punto de encuentro común, en concreto, el de tres conceptos: accesibilidad, usabilidad y navegabilidad, que forzosamente han orientado el trabajo de todas las empresas periodísticas (en un corto lapso de apenas 15 años) para organizar la continuidad de ese producto cultural al que conocemos como información. Es por ello que para concluir el análisis sean estos términos los que tomen el testigo.

Tim Berners Lee, creador de la World Wide Web, describe la accesibilidad como esa capacidad que toda página web debe poseer para que cualquier persona, independientemente de la discapacidad que presente, pueda acceder a su sitio. El Consorcio World Wide Web (W3C), también bajo la dirección del constructor de la Red de redes, describe el contenido accesible como perceptible, operable, comprensible y consistente. En consecuencia, los usuarios de The Times son capaces de percibir la información en un primer golpe de vista, su interfaz facilita la interacción y son capaces de entender todos los contenidos.

Por su parte, Jakob Nielsen (2000) asegura que la usabilidad es la característica fundamental para que sus clientes visiten, aprovechen y regresen de nuevo a la página web. Destaca, por lo tanto, un diseño de contenidos intuitivo, sencillo y cómodo. El diario británico ha procurado estos años interiorizar en este sentido el valor de una disposición clara de la información, donde la lectura vertical se convierte en la piedra de toque del diario, sin contar con la posibilidad que tiene el usuario de optar por la horizontalidad, también visible en el menú de inicio (bajo la cabecera).

En estrecha relación con los conceptos anteriores, a los que se suma (por fuerza mayor) el factor condicionante del usuario, la navegabilidad web se concentra, en un primer término, en la página de inicio de un sitio web, y procura la satisfacción de necesidades de los diferentes consumidores que acceden al lugar. Así, un usuario gozará de una buena navegabilidad si encuentra tanto en la página de inicio (como en el resto del sitio) una “serie de enlaces que le conducen a lo que está buscando”, describe el profesor Jaime Alonso (2007). “Digamos -continúa- que hay una buena navegabilidad si un tipo de usuario (por ejemplo, aquel que desea hacerse socio mediante una aportación económica fija todos los meses) encuentra de manera fácil, accesible, rápida y sencilla todos aquellos enlaces que le conducen a los contenidos para satisfacer esa necesidad”.

Del mismo modo, argumentan Hassan y Martín (2003) una serie de cuestiones, que si bien no facilitan la navegabilidad en la página, complementan la definición del concepto: “¿Los enlaces son reconocibles como tales? ¿Su caracterización indica su estado (visitados, activos…)? ¿Es predecible la respuesta del sistema antes de hacer clic sobre el enlace? ¿Se ha controlado que no hay enlaces que no llevan a ningún sitio?, las imágenes enlace, ¿se reconocen como clicables? ¿Incluyen un atributo ‘title’ describiendo la página del destino?”. Estas “preguntas sin respuesta” tienen en The Times rápida contestación, dado que los hipervínculos en las noticias del cibermedio inglés no terminan en la unión de informaciones, también relacionan secciones y temas entre sí.

Así, volcadas estas premisas a la página web de The Times, el diario británico consigue unir ágilmente en su propuesta digital los tres conceptos previos y explotar en comunión los términos de multimedialidad, hipertextualidad e interactividad y participación, a los que se suma desde hace unos años el de convergencia, con la consiguiente adecuación de su producto a las nuevas plataformas de última generación (smartphones o tabletas digitales), para lograr expandir finalmente un universo periodístico aún en fase de madurez.

El medio en soportes móviles en The Times

The Times, en su edición digital, apuesta por una página web de tipo redimensionable para los dispositivos móviles, esto es, smartphones, tablets… Esto significa que el usuario pueda poner la web al tamaño que desee sin que sufra la visibilidad del contenido. Por tanto, el diseño y el contenido de la página será el mismo tanto en la versión para ordenador como en la versión para dispositivos móviles. La única diferencia radicará en el tamaño de dicho diseño y contenido.

Como cada soporte es exactamente igual en cuanto a aspecto y contenido, The Times evita así diferentes modelos de negocio que puedan perjudicarle a largo plazo –como sería, por ejemplo, apostar por el diseño en smartphones y olvidarse de los ordenadores- , pero también apuesta así por un mismo target o por un mismo público, al ofrecer los mismos contenidos en todos estos soportes.